La tecnología arrasó durante el "viernes negro" en EEUU
03/12/2013
Los productos tecnológicos se alzaron como la estrella de la jornada del pasado viernes, la de mayor consumo del año en EE.UU., en un "viernes negro" que este año empezó antes de lo habitual y en el que televisores, ordenadores y videoconsolas se pudieron encontrar con descuentos de hasta el 50 %.

Fuente:  http://www.cibersur.com 

Gigantes del comercio en EE.UU. como Walmart y Target han ofrecido algunos primeros datos sobre las ventas, puesto que este año fueron varios los grandes almacenes que adelantaron algunas horas el inicio de las rebajas y empezaron a vender la misma tarde de Acción de Gracias.

Walmart, el mayor minorista mundial, que ayer empezó a vender productos rebajados a partir de las 6 de la tarde, indicó en un comunicado que registró "más de 10 millones de transacciones" entre las 6 y las 10 de la tarde en EE.UU., y que su sitio web fue visitado "cerca de 400 millones de veces", una cifra que supera en más de 80 millones la población estadounidense.

Los productos más vendidos por Walmart fueron televisores de pantalla grande, reproductores de música iPad mini, ordenadores portátiles y las consolas de videojuegos Xbox One de Microsoft y PlayStation 4 de Sony.

Entre los productos no tecnológicos, Walmart aseguró haber vendido en esas cuatro horas 2,8 millones de toallas, 300.000 bicicletas y 1,9 millones de muñecas.

Por su parte, la cadena de grandes almacenes Target, indicó que las ventas por internet y el tráfico online de ayer se encuentran entre "los más altos que ha registrado la compañía en un solo día", y que cerró el doble de demandas por internet que en las primeras horas del "viernes negro" del año pasado.

Los más vendidos de Target fueron el iPad Air, los televisores de pantalla grande, las cámaras digitales de Nikon, los auriculares Dr. Dre de Beats y la videoconsola 3DS XL de Nintendo.

Entre las cadenas que adelantaron esta edición el inicio del "viernes negro" y abrieron por Acción de Gracias se encuentran otros gigantes del comercio como Best Buy, Sears, Macy's, Kohl's, J.C. Penney y Gap.

La Federación Nacional de Minoristas (NRF por su sigla en inglés) pronostica un aumento de las ventas de un 3,9 % con respecto al conjunto de la temporada navideña del pasado año -la temporada navideña empezó ayer-, y, en concreto, espera que hasta 140 millones de personas realicen compras entre el jueves y el domingo.

Mejor para las grandes superficies en España
Primera mañana del pionero Black Friday en Madrid y sensaciones dispares entre los comerciantes de la capital; mientras las grandes superficies no dan abasto, la campaña no ha terminado de arrancar en los pequeños establecimientos.

Gente, bolsas; más gente, bullicio, más bolsas; más gente y dependientes que corren de un lado a otro atendiendo a clientes ávidos de ofertas es la imagen que mejor ilustra la primera mañana de esta campaña en El Corte Inglés.

El gigante comercial, que durante todo el fin de semana ofrecerá a sus clientes descuentos de hasta el 50 % en numerosos productos, recordaba al de sus mejores tiempos.

Las ventas también estaban funcionando fenomenal en otro gigante situado en la céntrica calle Preciados, la cadena francesa de productos de cultura y ocio FNAC, donde sus descuentos del 20 % en videojuegos o del 10% en libros, han servido como reclamo para muchos previsores compradores de cara a Navidad.

El Black Friday, que en algunos casos se ha extendido hasta el domingo, convirtiéndose en un "weekend friday", no sólo tiene vigencia en las tiendas convencionales, sino que las tiendas por internet de muchas marcas, como Amazon o Apple, también proponen ofertas que esperan ser devoradas por sus clientes.

Algunos no están muy de acuerdo con la americanización que supone el Black Friday, sin embargo y como ha apuntado Carmen, es una "muy buena oportunidad" para comprar buenos productos a un precio más "asequible".

Sea como fuere, el Black Friday se presenta como la última entrega del colonialismo cultural norteamericano en llegar a España, a la vez que representa una buena iniciativa para relanzar el maltrecho comercio antes de Navidad, contentando así tanto a propietarios como a clientes.