La tecnología diluye los límites entre el trabajo y la vida privada
10/10/2008
Se responden mails laborales en el hogar y se usa Facebook o el chat en la oficina

Los modernos dispositivos tecnológicos, como los teléfonos móviles y las computadoras portátiles, empezaron a derrumbar las paredes de nuestras casas, de la oficina y de casi todo en el medio. La línea que hasta hace no mucho tiempo mantenía separada la vida laboral y profesional del ámbito hogareño y privado es cada vez más delgada, por no decir casi nula.

Una encuesta realizada a nivel mundial entre 6500 profesionales que emplean nuevas tecnologías arrojó que el 34% trabaja fuera de su oficina entre 3 y 5 horas por semana; el 25% dijo que cumple tareas laborales lejos de ese espacio específico, por lo menos una hora por semana, y el 9% reconoció que ocupa hasta diez horas semanales en trabajar fuera de la empresa. La mayoría confiesa que lo hace mientras está en sus casas o en actividades relacionadas con su vida personal.

El estudio sobre "trabajadores móviles" encargado por la empresa Microsoft al Sheraton a Study Logic, en agosto pasado, concluye que la hiperconectividad 2.0 acerca a las personas, al mismo tiempo que fusiona ámbitos que por limitaciones fácticas permanecían distanciados.

Sin el perfil o, mejor dicho, la patología de los workaholics (adictos al trabajo), los adeptos a las nuevas herramientas tecnológicas editan con naturalidad fotos personales en sus trabajos o actualizan sus perfiles comunitarios (Facebook, MySpace, etcétera) o su blog , mientras que, en sus casas, responden e-mails y chatean con sus compañeros de trabajo para seguir programando las actividades del día siguiente o responder consultas.

"Existe una convergencia cada vez más marcada entre la vida personal y la laboral. La vida quedó enhebrada entre los diferentes ámbitos, porque el tiempo que uno pasa frente a una computadora o conectado por dispositivos móviles es cada vez mayor", comentó Ezequiel Glinsky, gerente de nuevas tecnologías de Microsoft en la Argentina. Esta empresa realizó ayer en el Jardín Japonés el lanzamiento de dos herramientas nuevas de comunicaciones online : Live Mesh y Photosynth (ambas disponibles en forma gratuita en la Web).
Todo en uno

Las empresas tecnológicas, precisamente, concentran sus desarrollos en aplicaciones que posibiliten al usuario no perder nunca el control de sus diferentes responsabilidades profesionales y personales. A esto lo llaman "software + servicios", que, en términos de vida real, podría definirse como "enchufados todo el tiempo".

Algo de esto subyace, por mencionar sólo una aplicación entre muchas, en la sincronización en forma remota de los contenidos entre los teléfonos celulares y las computadoras personales y laborales.

"Los dispositivos móviles son cada vez más pequeños y completos, a tal punto que permiten hoy sacar una foto que en minutos puede colgarse en un blog , un portal corporativo o un digital frame [marcos para cuadros digitales]", agregó Glinsky.

La visión optimista de esta tendencia, según sus defensores, es que la vida laboral logra adaptarse mejor a las necesidades personales. Es decir que si antes había que trasladarse o permanecer físicamente durante horas en la oficina, hoy, todo eso puede ahorrarse en cuestión de minutos y desde cualquier parte del mundo.

En la Argentina, en 2007, existían 11 millones de cuentas activas tan sólo de Hotmail, uno de los servidores de correo electrónico más populares. Y diez millones de usuarios del Messenger (el chat más utilizado) envían 243 millones de mensajes por día. Sólo en un mes, los usuarios del chat en la Argentina conversan cinco millones de minutos, lo que equivaldría a cerca de 9000 años en tiempo lineal.

Uno de los puntos definitorios, según se deslizó en el I Foro de Innovación ComputerWorld, realizado en España, es que los usuarios utilizan el tiempo que antes dedicaban a su vida privada a trabajar, aunque quizá no lo perciben así.

No pocos usuarios en este escenario deben agradecer que todavía los dispositivos conservan la tecla " on-off ".