Tecnología española a prueba de espías
10/02/2014
Frente al espionaje del gobierno estadounidense, tecnología ‘made in Spain’. las compañías Spamina y Spotbros han desarrollado alternativas a Gmail, Outlook y Whatsapp para empresas.

 Fuente:  http://www.expansion.com

Un artículo en The Washington Post desencadenó la polémica en junio del año pasado. Se confirmó entonces lo que muchos ya sospechaban: el Gobierno de EEUU, a través de sus agencias de inteligencia CIA y NSA (Agencia Nacional de Seguridad), espía las comunicaciones, no sólo de ciudadanos norteamericanos, sino también conversaciones de personas no americanas sospechosas de querer atentar contra la seguridad de EEUU.

Los gigantes tecnológicos americanos como Google, Apple y Microsoft se apresuraron a responder que desconocían la existencia del programa Prism, a pesar de que los expertos aseguran que, necesariamente, tendrían que haber dado acceso a sus servidores a la NSA, o haber interconectado sus centros de datos con los de estas agencias.

Merkel, a la defensiva Siete meses después, la cuestión está aún lejos de resolverse. Hace unos días, la canciller alemana, Angela Merkel, señaló que las posiciones de Washington y Alemania en este asunto se mantienen «muy distanciadas». «¿Pero acaso esto les da el derecho a nuestros aliados más cercanos, como Estados Unidos o Reino Unido, a acceder a toda la información imaginable, argumentando que es por su propia seguridad y la de sus socios?», dijo. «¿Puede estar bien si no es sólo para defenderse de las amenazas terroristas, sino para conseguir también una ventaja sobre sus aliados, por ejemplo, en las negociaciones en las cumbres del G20 o en las sesiones de la ONU?», añadió.

Con la tensión en el aire, surgen nuevas propuestas de tecnologías europeas y españolas que prometen ser inmunes al espionaje norteamericano. Una de las más recientes es Parla, una plataforma de email que ha desarrollado la compañía española Spamina, dedicada hasta ahora al filtrado y la seguridad del correo electrónico de terceros. Parla se presenta, así, como una alternativa segura a Gmail (de Google) u Office 365 (Microsoft). «Muchas empresas temen que el espionaje de sus comunicaciones pueda influenciar futuros contratos, o que ponga en peligro su propiedad intelectual.

No hay que olvidar que el correo electrónico es una herramienta que muchos empleados usan para enviarse información confidencial entre sí», destaca Enrico Raggini, consejero delegado de Spamina. En concreto, Parla es una plataforma que incluye su propio buzón de voz. «No tenemos servidores en EEUU y, por lo tanto, el Gobierno americano tendría que pedir permiso, a través del Ejecutivo español y con un requerimiento judicial previo», explica. ¿El siguiente paso? «Ampliar Parla hacia la videoconferencia y la mensajería instantánea», adelanta. Precisamente en este último campo trabaja Spotbros, una start up española fundada en 2011 como un rival de WhatsApp. Desde entonces, Spotbros ha evolucionado, desarrollando, además de la app móvil, una versión para escritorio, un servicio de almacenamiento en la nube y, por último, IMbox.me, un servicio de mensajería instantánea segura para empresas desarrollado junto con Everis.