La tecnología no termina de alzar vuelo
13/02/2012
La conexión desde un avión sigue en pañales.

Fuente:  www.laprensa.hn  Fecha:  13.02.2012

En contraste con los avances tecnológicos que inundan la cabina de los pilotos y los sistemas de navegación, el desarrollo de artículos tecnológicos para el pasajero a bordo siguen estando estancados en los años 70.

Sin embargo, en los últimos años se ha comenzado a observar una preocupación por la tecnología a bordo, en gran medida por la presencia cada vez mayor de dispositivos electrónicos que ocupan la atención de los pasajeros en los viajes. Y no se trata sólo de computadores portátiles.

Desde hace un par de años, algunas aerolíneas, como AirTran, Alaska Airlines, American Airlines, Delta y Virgin America, comenzaron a ofrecer el servicio de internet inalámbrico en sus vuelos domésticos. Al principio estuvo restringido para la clase ejecutiva y primera, y luego se amplió al resto de las cabinas mediante un sistema de pago con tarjeta de crédito.

Los pasajeros solo deben conectarse a la red inalámbrica que detecten desde sus dispositivos en pleno vuelo y pagar una cuota utilizando su tarjeta de crédito. Los precios por el servicio varían desde los 5 dólares hasta los 19.99, dependiendo del tiempo de uso.

¿Y qué sucede con los vuelos internacionales? A diferencia de los domésticos, que se comunican a internet usando estaciones en tierra, los internacionales necesitan una conexión satelital, mucho más cara y difícil de implementar.

La compañía australiana Qantas comenzó a dar este servicio en sus vuelos internacionales este mes, siendo la primera en ofrecer internet mientras se cruza el océano, y en uno de los vuelos que mayor distancia y tiempo recorre: Los Ángeles-Australia, en un avión Airbus 380.

El periodo de prueba para estos servicios es bastante amplio, debido a la sensibilidad de los instrumentos de navegación que la aeronave utiliza. Cualquier error en las mediciones o direcciones podría resultar en un accidente fatal, algo que las aerolíneas no están dispuestas a sufrir solo por darles más conectividad a sus usuarios.

¿Y Latinoamérica?

En Latinoamérica, la posibilidad de contar con WiFi a bordo es técnicamente posible, pero económicamente inviable, según explica Fernanda Toro, gerenta de Experiencia de Viaje de la aerolínea chilena LAN.

“Estos servicios podrían estar volando ya en Latinoamérica si el costo de las comunicaciones satelitales no hiciera prohibitivo usar internet a bordo”, dice Toro, aunque adelanta que “existen planes de lanzamientos de nuevos satélites que bajarán el costo de las comunicaciones, por lo que estamos monitoreando el mercado”.

Incluso empresas como Singapore Airlines, una de las cinco aerolíneas que ostentan las 5 estrellas de Skytrax, indicador que grafica la suma de todas las variables que definen la calidad en la industria, no cuentan con un servicio de WiFi internacional. Según dice James Void, vocero de la compañía, recién este año comenzarán estudios para poder implementarlo. Otras empresas que se encuentran realizando pruebas para implementar el servicio el próximo año son United Airlines, Qatar Airways, Lufthansa y Virgin America.

Entretenimiento

Si bien las pantallas LCD que se desplegan frente al asiento del usuario son mucho más comunes en cabinas business y primera clase, ya son prácticamente el estándar de la industria. ¿Cuál es la vanguardia entonces? Contenido personalizado en dispositivos como tablets y smartphones.

Virgin Australia comenzará el próximo año con un servicio inalámbrico de streaming para aparatos móviles; así los pasajeros podrán, en pleno vuelo, conectarse a un servicio de WiFi, pero no para comunicarse con el exterior, sino para descargar contenido multimedia como series, películas y música a sus tablets y teléfonos inteligentes.