La tecnología es uno de los pilares para la salida de la crisis española
22/04/2013
El vicepresidente de la firma tecnológica NEC avanza que la compañía nipona estudia vender su negocio en movilidad a Lenovo

Fuente:  www.abc.es

Jaime Serrano, vicepresidente de la firma tecnológica NEC en el Sur de Europa, tiene claro que uno de los pilares fundamentales para salir de la crisis es apostar fuertemente en servicios y soluciones tecnológicas que permitan ahorrar costes. La compañía nipona y Telefónica llegaron a un acuerdo el pasado febrero para el desarollo de soluciones de virtualización de la Red basadas en tecnologías SDN (Software-Defined Networking) y NFV (Network Functions Virtualization).

- ¿En qué proyectos trabaja NEC actualmente?

- Nec tiene actividad en varias áreas, como en «Personal Solutions» como dispositivos móviles. Luego nos movemos en temas de seguridad, equipamiento público, publicidad dirigida, realidad aumentada... sistemas de cara al entorno social que fundamentalmente van dirigidos a proyectos de educación o sanidad. Otro área de actividad grande viene del área del equipamiento en Tecnologías de la Información, soluciones de voz para empresa, desarrollos de la «cloud computing».

- ¿En el área de dispositivos móviles se piensa renovar el catálogo?

- En dispositivos móviles, al menos fuera de Japón, Nec está anunciando la posibilidad de externalizar su negocio de móvil y se está hablando con Lenovo. Ya hemos hecho unos acuerdos en cuestión de informática personal y se va a extender a los «smartphones».

- ¿Cómo afronta el mercado IT actual y qué estrategia se plantea de cara a las pymes?

- Nosotros basamos las eficiencias en el uso de las nuevas tecnologías. Por ejemplo, para el entorno pymes es para quien hemos desarrollado la oferta de servicios «cloud computing» porque en vez de que la empresa tenga que adquirir todas las herramientas informáticas que necesita para el soporte de su negocio pueda llegar a un acuerdo de servicios, ya sea con un operador, y compre ese paquete de servicios que demanda. Para temas de grandes compañías como Telefónica estamos basándonos en tecnologías de nueva generación como «openflow» para reciban dos tipos de beneficio: uno es lanzar servicios más fácilmente y más adaptados al usuario, que estén a la carta; y por otra que reduzcan de manera significativa sus inversiones al desarrollo de redes de telecomunicaciones.

- Es ahí donde entra la colaboración con Telefónica para la virtualización de la Red...

- La virtualización de la Red consiste en transformar elementos que antes estaban pasando por capas de equipamiento trasladarlo en software y convertirlo en una tecnología virtual y, por tanto, generar un ahorro importante para el desarrollo de la Red. Y, por otro lado, habilitar a los clientes de Telefónica servicios de manera más eficiente.

- ¿Las empresas españolas invierten en nuevas tecnologías?

- Creo que sí se invierte, pero se tiene que invertir mucho más. Las tecnologías y telecomunicaciones tienen que ser, sin duda, uno de pilares de nuestra salida de la crisis. España es un país de pymes. Debemos de acercar mucho más las tecnologías a las pymes y la debemos de acercar de un modo más barato. Los modelos de pago por servicio, de «cloud computing» y de ayudas a las tecnologías de las pymes se tienen que acrecentar. Nosotros estamos muy comprometidos con programas alrededor de esto. Para la Administración pública es fundamental la implementación de nuevas tecnologías que ayuden a servicios que se prestan hoy en día de manera tradicional se puedan prestar basados en nuevas tecnologías en la medida en que se abaraten los costes. Por ejemplo, servicios relacionados con salud; pacientes crónicos que generan grandes costes de recursos, hay tecnologías basadas en «smartphones» con las que se pueden atender a esas personas, incluida la robótica. Nosotros tenemos un robot, «PaPeRo», que sirve de atención a pacientes. O sistemas para Educación, como aula electrónica que posibilitan el acceso a contenidos basados en la nube y que estén alojados en cualquier sitio. O la tramitación de expediente, almacenamiento en la nube para la vida de un ayuntamiento. Creo que ahí hay que hacer un gran esfuerzo en nuevas tecnologías que van a redundar en un ahorro de costes. Creo que está haciendo.

- ¿Ese apoyo tiene que venir de la Administración pública?

- Por supuesto, necesita un apoyo claro de las instituciones y del Gobierno para fomentar el uso de las tecnologías en la Administración pública.

- Sin embargo, en las pymes no se invierte más, quizás, por miedo a que el retorno de beneficios sea a largo plazo.

- Realmente no lo creo. Hay una gran inercia al «No». Es un momento en el que se tienen que cambiar las cosas. Los retornos se van a producir en un plazo menor de lo esperado. Lo que hace falta son decisiones que apuesten por la tecnología. Ahora cualquier persona joven no concibe algo que no pueda hacer desde su «smartphone». Y esto hay que empezar a ponerlo al servicio del ciudadano. Seguramente, la implementación de los modelos no va a ser sencilla, pero hay que apostar claramente en eso, porque no podemos tener inercia al no cambio porque la inercia al no cambio conduce a donde estamos. Tenemos que ser rupturistas y cambiar, y la aplicación de las tecnologías para la Administración es un punto clave de transformación de la sociedad, de recoger eficiencias y de hacer, en definitiva, mucho más con menos gasto.

- En procesos electorales...

- Eso se está aplicando ya en todo el mundo. Los procesos electorales están todos informatizados, digitalizados, aunque se podrían dar más pasos quizás para introducir al «smartphone». Nec es una compañía que está muy focalizada en todo esto. Y tiene una ventaja y es su naturaleza japonesa. Es un momento que hay que mirar de nuevo a Asia, pero no a China, sino a Japón y Corea. En España estamos identificando actividad de colaboraciones con empresas japonesas y esa esa una ventaja competitiva.

- Educación, sanidad, administración... ¿en procesos judiciales que siempre da la sensación que está obsoleto?

- Hay mucha actividad alrededor, también en el entorno jurídico. Ahora mismo la problemática es encontrar el modelo adecuado entre lo que implica recortes e inversión frente al retorno de esa inversión. Pero cuando eso se resuelva vamos a ver un efecto botella de champán. Hay mucha actividad, en algún momento va a salir el corcho y van a salir sistemas de interacción con el ciudadano basados en nuevas tecnologías. Nosotros estamos muy interesados en ser un actor en eso.

- Insisto. Me preocupa mucho cómo va a asumir esos costes las pymes.

- Es muy sencillo. Si tú constituyes una pyme de una agencia de comunicación tienes dos opciones: elaborar un presupuesto de inversión para dotar a la empresa de los medios informáticos que necesitas (tarifa telefónica, internet, paquetes de software, ordenadores...). Luego dotarle de todo esto, pero proporcionárselo mediante un pago mensual por servicio, que si te lo ofrece un operador te incluye en la factura solo cuando los utilices, por ejemplo. Eso le da una ventaja competitiva a quien emprende y eso está al alcance de cualquiera. Lo que hay que hacer es acercar la tecnología al ciudadano para pueda disfrutar de ella y de manera más barata.