Tendencias en Gestión de I+D+i
21/08/2012
Las empresas andaluzas ya han superado esa primera etapa de concienciación sobre la importancia de la innovación para mantenerse en los mercados y se encuentran inmersas en una segunda etapa de identificación y exploración de las mejores formas de gestionar su actividad innovadora.

Fuente:  www.iat.es

IAT, con más de 20 años de experiencia en proyectos propios de I+D+i y en el acompañamiento a las empresas andaluzas en sus innovaciones, da algunas de las claves para una adecuada gestión de la I+D+i:

· una continua y permanente vigilancia del entorno y análisis interno para la identificación de oportunidades,

· el alineamiento de dichas oportunidades con la estrategia de la empresa,

· el uso de la creatividad para generar soluciones innovadoras,

· una adecuada planificación y control de los recursos para ejecutar de forma eficiente el proceso innovador,

· una evaluación de los resultados obtenidos

· y, finalmente, una explotación de dichos resultados.

Todo ello se ve favorecido y alimentado si los valores culturales que imperan en la organización pasan por el trabajo en equipo, compartir el conocimiento, la creatividad, la internacionalización y la colaboración entre otros.

Las empresas andaluzas y la Gestión de la I+D+i

Entre las empresas andaluzas está comúnmente aceptada la idea de que para mantenerse en el mercado, para ser cada día más competitivos, es necesario generar nuevos productos, nuevos servicios y nuevas formas de organizar y gestionar sus recursos.

Nos encontramos inmersos en una segunda etapa donde es necesario ponerse manos a la obra y realizar la actividad innovadora de forma planificada, eficiente y de forma que contribuya a los resultados globales de la empresa.

¿Cómo gestionar la I+D+i? Algunas claves

Entre las referencias a tener en cuenta para descubrir estas claves están la familia de normas UNE 166000 de Gestión de la I+D+i, donde se recogen los elementos de un Sistema de Gestión de la I+D+i o cómo debe ser gestionado un proyecto de I+D concreto. Por otra parte, existen numerosas metodologías para realizar una mejora en los productos, servicios y procesos de la empresa de forma sistemática. Entre ellas pueden citarse el Análisis del Valor, la metodología 5S, Lean manufacturing, Costes ABC, Análisis APM o Gestión del Conocimiento, entre otras.

En definitiva, entre las principales claves para una correcta gestión de la I+D+i en una organización se pueden citar:

1. Identificación de oportunidades. Una continua y permanente vigilancia del entorno (a través proveedores, competidores, clientes, colaboradores, agentes del sistema de I+D+i, publicaciones, asistencia a ferias y eventos, artículos y revistas científicas) así como un análisis interno de la organización permitirá la identificación de oportunidades de innovación, que pueden ir desde la identificación de un proceso de fabricación interno no optimizado hasta la participación en un proyecto de I+D en colaboración con otras empresas del sector para el desarrollo de una nueva tecnología, pasando por la identificación de fuentes de financiación pública (convocatorias públicas de programas de ayuda a la I+D+i en empresas) para la realización de la actividad innovadora de la empresa.

No debemos olvidar que los entornos que afectan a la empresa y que, por tanto, deben ser vigilados, han traspasado las fronteras locales adquiriendo irremediablemente el atributo de internacionales.

2. Alineamiento con la estrategia de la empresa. No se debe olvidar, que entre todas las oportunidades identificadas, sólo serán de interés aquellas que contribuyan a conseguir los retos y objetivos que la empresa se ha autoimpuesto a través del establecimiento de su estrategia.

3. Generación de ideas. Una vez identificadas las oportunidades y seleccionadas aquellas más prioritarias para la empresa o de mayor interés para la misma, es necesario generar soluciones innovadoras, que resuelvan los problemas planteados de una forma más fácil, o menos costosas, o más rápida que lo que se hacía hasta ahora. Para ello, la constitución de grupos multidisciplinares en el seno de la empresa que utilicen técnicas de creatividad grupal son una potente herramienta a utilizar.

4. Planificación y control. Como cualquier otra actividad, proyecto o proceso de la empresa, cuando se aborda la realizacion de una innovación, se dispone de unos recursos y de un tiempo limitados, y se tiene unas espectativas con respecto a los resultados a obtener. En este sentido es necesario realizar una planificación y control de las actividades a realizar, de los recursos a emplear en las mismas, de los plazos disponibles para su ejecución y de los resultados a obtener.

Entre las herramientas disponibles para esto se pueden citar numerosos programas de software, tanto bajo licencia como libres, para la gestión de proyectos, la realización de planes de control de actividad y planes de control de recursos, entre otros. Dichas herramientas deben permitir una monitorización y evaluación de resultados obtenidos.

5. Difusión y explotación de resultados. Toda la actividad innovadora se realiza para obtener unos resultados, que en la mayoría de los casos deben ser protegidos para permitir una explotación de los mismos. En algunas ocasiones, difundir entre la comunidad empresarial, el sistema de I+D+i o la comunidad científica dichos resultados y los beneficios que ello reporta sobre la imagen de la empresa, puede considerarse en sí mismo un resultado de la innovación. Por otra parte, el aspecto internacional debe ser tenido en cuenta: la posibilidad de ampliar mercados, para muchas empresas de marcado carácter localista, con nuevos productos y servicios, es una oportunidad que no puede ser desaprovechada.

6. Valores culturales. Por último, la cultura de la organización (entendida como el conjunto de comportamientos aceptados por la organización) puede actuar como promotora y catalizadora o como barrera. Valores tales como el trabajo en equipo, compartir conocimiento o creatividad constituyen un claro catalizador de la actividad innovadora y de su introducción en la organización. Es preciso citar que, en la actualidad, un importante activo de las empresas es el conocimiento. Pero no “todo el conocimiento” sino sólo el “conocimiento del valor”. El ciclo de generación del conocimiento implica una serie de complejos procesos entre las personas donde el conocimiento se comparte, se interioriza y se recombina para dar lugar a nuevos conocimientos que se explicitan y exteriorizar para volver a dar comienzo a este ciclo. La adecuada gestión del conocimiento, puede constituir una clara ventaja competitiva para las organizaciones y hacerlas más innovadoras.

La colaboración de las empresas entre sí y de las empresas con los diferentes agentes del sistema de I+D+i (Centros Tecnológicos, Universidades y otros Organismos de Investigación) es una condición necesaria para la realización de una actividad innovadora de calidad y con resultados de interés.

Contribución de IAT al fomento de la Gestión de la I+D+i entre las empresas andaluzas

IAT, a través de su propia actividad de I+D genera conocimiento que contribuye a generar nuevas metodologías y servicios que faciliten la innovación en las empresas. Por otra parte, presta un servicio integral de acompañamiento a las empresas en sus procesos de innovación.