La Universidad debe ser ciencia tecnología y mucho más
03/02/2014
El estudio interactivo a través de la web, en particular el aprendizaje a nivel universitario, se convertirá en uno de los mecanismos para democratizar la educación superior, además de minimizar costos al estudiante.

 Fuente:  http://www.cronicadelquindio.com

Y si bien es cierto que son muchas las universidades que ya están navegando en ese sentido no todas llegarán a buen puerto, pues para ello se requiere calidad.

Excelencia que implica inversión económica, pero como son varias las instituciones que solo piensan en el lucro, entonces sacrifican la eficacia del aprendizaje online igual que lo han hecho con la formación presencial.
Como en estos días se está iniciando el primer semestre académico en las instituciones de educación superior en Colombia, pienso que es pertinente dar a conocer un proyecto, que está llamado a revolucionar la educación. Se trata del proyecto EDX lanzado por la universidad de Harvard y el Instituto de Tecnológico de Massachusetts, MIT.

Los objetivos de EDX, además de querer llegar a estudiantes de todas las edades, medios y nacionalidades, también buscan ofrecer estudios a través de docentes que reflejan la diversidad de su audiencia; y el objetivo tal vez más importante: Que los logros sean de alta calidad.

Nueva experiencia de aprendizaje online

Harvard y MIT son prenda de garantía de este proyecto, pues son dos colosos de la educación superior en el mundo. Harvard es la institución más antigua en los EE.UU. Fue fundada en 1636 y de sus aulas han salido 44 Premios Nobel y en el campus dejan su impronta 27 profesores con ese galardón.

Por su parte, el MIT es una universidad que fue fundada en 1861. Se dedica a promover el conocimiento y a enseñar ciencia, tecnología y otras áreas que mejor sirvan al país y al mundo en el siglo XXI. Entre sus egresados, profesores, investigadores y personal tiene 78 Premios Nobel.

Con base en una larga historia de colaboración y misiones educativas compartidas, los fundadores de EDX están creando una nueva experiencia de aprendizaje online. Plataforma sin ánimo de lucro para impulsar en internet cursos gratuitos de nivel universitario.

Junto con esta metodología, las dos instituciones utilizarán EDX para investigar cómo aprenden los estudiantes y cómo la tecnología puede transformar el aprendizaje, tanto en el campus como en el mundo.

Un español vicepresidente ejecutivo del MIT

Ambas universidades son sinónimo de innovación, donde la ciencia y la tecnología con componente humanista y de emprendimiento encuentran un ecosistema donde las ideas y los sueños pueden convertirse en proyectos que, por ejemplo, resuelvan problemas a la sociedad.

Un español, Israel Ruiz, es desde el 2011 el vicepresidente ejecutivo del MIT y además forma parte del equipo que lidera EDX. Recientemente concedió una entrevista a Borja Echevarría que salió publicada en la revista dominical del periódico el País de España. Qué dijo en ese reportaje es parte del contenido de esta entrega dominical.

Para Ruiz la clave que permite a la institución producir el mayor impacto posible está en el talento y en arriesgarse a tomar decisiones difíciles. La selección de ese talento no es por compadrazgo, credo, raza, género, etc. Tanto en el MIT como en Harvard el cuadro de profesores está conformado por personas de todos los continentes. Y así mismo es el núcleo de sus estudiantes.

La estrategia del MIT para retener a los individuos más valiosos consiste en contratar a unos 50 profesores cuando están al principio de su carrera, que para estas instituciones implica que hayan tenido un recorrido postdoctoral. Les garantizan 7 años trabajando en equipo y con los recursos para que puedan tener los mejores estudiantes. De esos 50 acaban quedando 20 o 25.

El factor primordial por el que se quedan esos profesores e investigadores es la concentración del talento en su disciplina, el nivel de conectividad y que su grupo sea de alto nivel, no el investigador principal solo.

Es en ese ambiente académico donde se pueden generar verdaderos cursos online. Porque, como dice Ruiz, hacer digitalmente el contenido de los cursos con la calidad que esas universidades tienen en sus programas presenciales no es fácil. Hay que hacer una rearquitectura del contenido si se quiere ofrecer excelencia. Es decir, el diseño de la asignatura que el docente tiene para su actividad presencial no funciona con calidad, si se quiere llevar a Internet.

Aprendizaje online, versus presencial

Otra parte que se resalta en la entrevista es la importancia que tiene la formación presencial, pues el factor de creación y de ideas pasa en el mundo real, en el día a día, en los dormitorios donde viven los estudiantes, tomado un café, en los laboratorios. Ruiz enfatiza que no ve a los medios digitales en ese ambiente de la parte presencial en muchos años.

Así que tenemos derecho a preguntarnos si la educación virtual que ya practican muchas universidades ¿no será una prolongación de la pésima calidad que han ofrecido de forma presencial? Además, en la medida que quienes deseen formarse en un programa universitario conozcan los curso gratis del programa EDX, esas otras alternativas irán desapareciendo del mercado.

El mensaje de Ruiz es claro: No es suficiente aulas, computadores e internet para una formación de calidad. La selección del talento del cuerpo profesoral es la directriz que todavía está desorientada en la mayoría de las universidades.