La analítica de las emociones alcanzará los 1.700 millones de dólares en 2022
15/02/2017
Algunas de las principales tecnologías implementadas para este fin son la inteligencia artificial, la biometría, la neurociencia y el modelado 3D, que se utilizan para cuantificar las emociones en los medios digitales.

Entender el estado de ánimo de los consumidores antes de comprar cualquier producto o servicio se ha convertido en una necesidad para las organizaciones. Y ahí, la analítica puede ayudar a dirigir los esfuerzos comerciales de las marcas, las cuales ya se están dando cuenta de su importancia. Precisamente, la consultora Infoholic Research acaba de presentar un estudio en el que asegura que el mercado de la analítica de las emociones experimentará una tasa de crecimiento anual compuesta del 82,9% hasta 2022, año en el que moverá un volumen de negocio de 1.711 millones de dólares.

Algunas de las principales tecnologías implementadas para este fin son la inteligencia artificial, la biometría, la neurociencia y el modelado 3D, que se utilizan para cuantificar las emociones en los medios digitales en forma de imágenes, vídeo, audio y texto. Por otro lado, el procesamiento del lenguaje natural (PNL) es una de las técnicas utilizadas para extraer emociones en las redes sociales y en cualquier blog corporativo.

En este contexto, la compañía estima que la creciente demanda de vídeos, sensores biométricos, inteligencia artificial y aplicaciones móviles y web impulsarán este mercado de análisis emocional, donde despuntará especialmente la inteligencia artificial. De hecho, se espera que mueva unos 869,2 millones de dólares en 2022, lo que supondrá una tasa de crecimiento anual compuesta del 83,9% hasta ese año.

Por otro lado, Infoholic Research confirma que las emociones humanas se pueden analizar a través de la analítica facial, del habla y de vídeo. La primera tiene la mayor cuota de mercado (43,5%) y se espera que crezca a una tasa anual compuesta del 83,7% hasta 2022 para llegar a los 742,6 millones de dólares. Las expresiones faciales se analizan de tres maneras: el seguimiento de la actividad electromiográfica facial, la observación en vivo y la codificación manual de las actividades faciales, y el análisis automático de la expresión facial con algoritmos de visión computerizada.

Por su parte, el segundo tipo de analítica detecta las emociones humanas al hablar, y se utiliza principalmente en los centros de llamadas para comprender las reacciones del cliente y cuantificarlas en consecuencia. Por último, la analítica de vídeo se usa principalmente en los medios de comunicación y entretenimiento, la cual se espera que tenga la mayor cuota de mercado en 2022, con el 29,6%, y alcance los 504,9 millones de dólares ese año.

Fuente: http://www.ituser.es