2020: El 40% de la Transformación Digital se apoyará en tecnologías cognitivas, IA y robótica
11/07/2017
Según las estimaciones dadas a conocer por IDC, en 2020, un 40% de las iniciativas de Transformación Digital se apoyará en tecnologías cognitivas, Inteligencia Artificial y robótica, un cambio significativo si tenemos en cuenta que actualmente solo el 8% de las empresas en España usan Inteligencia Artificial

La consultora IDC ha analizado cuál va a ser la evolución de algunas de las tecnologías más mediáticas en este momento, tales como DevOps, BlockChain, Seguridad, Inteligencia Artificial… y lo que han podido constatar es que esta evolución será un tanto desigual.

Tal y como se desprende de las investigaciones de la consultora, las empresas van a optar por técnicas que les permitan tener un producto y llegarlo al mercado lo antes posible, lo que se traduce en una apuesta por la agilidad y la flexibilidad. De ahí que cualquier servicio pueda crecer de forma exponencial, lo que llevará a las empresas a cambiar sus modelos operativos y de entrega. Y cuando se habla de plataformas ágiles, nos viene a la cabeza el modelo DevOps, al igual que al 45% de los CIO de las principales empresas, que se enfocarán a DevOps. De ahí que para 2018, se incrementará el número de actualizaciones y despliegues en más de un 50%.

Este dato convive con el hecho de que el 40% de los CIO avanzarán en iniciativas de Transformación Digital creando vínculos entre las organizaciones de LoB y los silos de TI.

Con inversiones previstas en Analytics, API, plataformas Cloud y contenedores, la clave del éxito de las empresas está en la monetización de todo lo que hagan, conscientes de que lo que no haga una empresa, otra lo hará y ocupará su lugar. Con todo, solo el 18% ve la Transformación Digital como clave en los próximos doce meses, si bien, en diez años, las empresas se moverán a modelos de servicios y de cooperación con el ecosistema, y el crecimiento de los negocios basados en datos duplicará el de otras partidas.

Otra tecnología que ha visto desaparecer la realidad sobre la que se había ido edificando es la seguridad. Se estima que para 2019, el 70% de las empresas se enfrentarán a ataques significativos.

En este terreno, las inversiones se orientarán a la prevención de pérdida de datos (63%), seguridad de red y detección avanzada de amenazas (63%) y securización de puntos de acceso (59%). Todo ello haciendo frente a cuatro grandes retos: visibilidad del sistema, falta de personal adecuado, complejidad en la arquitectura y regulación.

Así que las empresas se enfrentan a un nuevo modelo de seguridad, donde las brechas son inevitables, y la prevención y la protección preventiva se imponen a la detección y respuesta. Eso sí, en un entorno en el que un 80% de los clientes no confían en una empresa si sufren una violación de sus datos personales.

A nivel más global, en 2017, la mitad de las empresas empleará Analítica como servicio en el terreno de la seguridad; en 2018, el mismo porcentaje, las empresas usarán identificación biométrica; y en 2021, el 70% ya emplearán tecnologías cognitivas y IA.

Y, hablando de Inteligencia Artificial, ya hemos visto que está en una fase muy embrionaria en España, con solo un 8% de las empresas haciendo uso de ella, sobre todo en sectores como Industria 4.0, Retail o Salud. Las razones para su poco uso las encontramos en el desconocimiento, la falta de claridad en las ventajas y en los modelos de negocio para explotarla, y en un mercado poco maduro. En este escenario, las inversiones se orientarán hacia el soporte técnico (58%), formación (46%) y desarrollo e implementación (46%).

Globalmente, se estima que en 2019 el 75% de los trabajadores usará IA en sus aplicaciones empresariales, en 2020 el 40% en transacciones de comercio electrónico, y en ese mismo año el 100% en iniciativas de IoT.

Y, en este repaso, la última parada es BlockChain, que solo es una tecnología estratégica para el 4% de las empresas europeas. Algo replicable en España, con un mercado en fase muy inicial por falta de perfiles adecuados y de talento.

Fundamentalmente, se están realizando pilotos con esta tecnología, y para evolucionar, los retos a los que se enfrenta son, además de la falta de perfiles, el tratarse de un modelo cerrado (por su propio diseño), la falta de escalabilidad, la reputación y la regulación. Frente a esto, cuatro fuerzas impulsoras, las aplicaciones verticales, los consorcios, las implementaciones de los propios proveedores y la regulación.

Como tendencias de futuro, tres ideas: en 2019, el 20% de los despliegues de IoT incluirán BlockChain; el 60% de las instituciones financieras implementarán algo de BlockChain; y, en 2020, una de cada cinco transacciones globales incorporará BlockChain.

Fuente: http://www.ituser.es