Bruselas sienta las bases de la Justicia europea
29/06/2009
En diciembre aprobará el ‘Programa de Estocolmo’, que corresponderá poner en marcha a la presidencia española.

Fuente:  http://www.negocios.com  Fecha: 29.06.2009 

Bruselas.- El miércoles, Suecia tomará las riendas de la presidencia de la UE y, entre otras iniciativas, pondrá las bases de un nuevo programa que profundizará en el espacio de seguridad, justicia y libertad de la UE. Este Programa de Estocolmo, que marcará la acción comunitaria en este ámbito de los próximos cinco años, será finalmente aprobado en diciembre. En la primavera próxima, la presidencia española tomará el testigo y lo pondrá en marcha.
La Comisión Europea ya ha esbozado sus prioridades para este nuevo marco. En general, las propuestas giran en torno a cuatro ejes: garantizar los derechos de los ciudadanos, mejorar su relación con la Administración de Justicia, reforzar la seguridad y consolidar una política común de asilo e inmigración. En concreto, propone medidas como establecer un régimen reforzado de protección de datos, avanzar en la armonización del proceso penal y reforzar las garantías procesales, suprimir el procedimiento de exequátur, establecer un programa de intercambio “tipo Erasmus” para los profesionales jurídicos, o avanzar en la homologación de los sistemas de información en la UE.
En cuanto al reconocimiento de las resoluciones de otros Estados miembros, la Comisión quiere “suprimir” el proceso de exequátur (por el que se evalúa si una resolución judicial extranjera es homologable en el país) en el ámbito civil y mercantil, que “todavía es necesario con demasiada frecuencia” entre países de la UE. También pretende extender este reconocimiento mutuo a otros ámbitos “esenciales para la vida diaria”, como las sucesiones y testamentos, los regímenes matrimoniales y las consecuencias patrimoniales de la separación.
Respecto a la jurisdicción penal, la Comisión propone que los tribunales de diferentes países de la UE reconozcan la validez de todas las etapas del procedimiento y de las penas. Además, piensa establecer un sistema completo de obtención de pruebas transnacionales que se base en la aprobación de un “mandato europeo de obtención de pruebas” aplicable en toda la UE y que sustituya los diversos instrumentos jurídicos actuales. También prevé un marco jurídico europeo sobre la prueba electrónica, un sistema común de comparecencias judiciales y videoconferencias, así como unos principios comunitarios sobre admisibilidad mutua de pruebas judiciales.
Este programa también quiere establecer “un régimen completo de protección” de los datos personales y propone la introducción de una “certificación europea de las tecnologías, productos y servicios respetuosos de la intimidad’”. Asimismo, la Comisión aboga por establecer un programa reforzado de intercambio “tipo Erasmus” entre policías y profesionales jurídicos. Así, quiere que “al menos la mitad de los jueces y fiscales de la Unión haya seguido una formación europea o haya participado en un intercambio con otro Estado”.
Entre el amplio abanico de previsiones para los próximos cinco años, también destacan una serie de herramientas destinadas a apoyar la actividad económica. Así, aboga por la creación de un procedimiento de embargo bancario europeo y por la eficacia de las medidas provisionales y cautelares a nivel europeo. También propone el establecimiento de un régimen específica-mente europeo para las empresas que favorecería los intercambios intracomunitarios o el establecimiento de contratos modelo paneuropeos entre particulares y entre pymes.