Los comisarios afrontan sus 'exámenes' finales en el Parlamento Europeo
11/01/2010
Cerca de la mitad de los comisarios repiten o son viejos conocidos Los exámenes finales empiezan hoy en el Parlamento Europeo, que interrogará a 26 comisarios del nuevo equipo de José Manuel Durão Barroso en busca de taras, dudas o pasados oscuros.

Fuente:  http://www.elmundo.es  Fecha: 11.01.2010

El presidente de la Comisión Europea ya recibió el visto bueno de los eurodiputados en septiembre, pero ahora todos los elegidos tendrán que someterse a un voto colectivo frente a la Eurocámara con más poderes de la historia comunitaria.

Hace cinco años, a los eurodiputados no les tembló el pulso a la hora de amenazar con 'catear' a la Comisión en pleno si Barroso no cambiaba nombres -el más célebre, Rocco Buttiglione, que aseguró en su audiencia que la homosexualidad es "pecado"- y carteras.

Si los eurodiputados no piden cambios de nombres o carteras, la Comisión Europea será aprobada el 26 de enero.Ahora, los eurodiputados rastrean trayectorias y critican las ideas de algún comisario (la candidata búlgara ya ha sido descrita como de "ultraderecha"), pero el propio Barroso se ha ocupado más de preparar a los escogidos por los Gobiernos para evitar meteduras de pata.

Además, cerca de la mitad de los comisarios repiten o son viejos conocidos en la vida europea. En cualquier caso, el Parlamento, reforzado con el nuevo Tratado de Lisboa, no se lo pondrá fácil a los candidatos, que responderán a preguntas variadas en las próximas dos semanas, en sesiones de tres horas relatadas hasta en Facebook y Twitter.

Los primeros en pasar por el examen oral serán hoy Catherine Ashton, la poderosa y inexperta Alta Representante de Política Exterior, y el economista polaco y antiguo eurodiputado Janusz Lewandowski, elegido para dirigir el Presupuesto y, en principio, poco problemático.

Por la tarde, les tocará el turno a dos que repiten, Olli Rehn, el finlandés que sustituye a Almunia al frente de Economía, y Andris Piebalgs, el discreto letón que se ocupará de Desarrollo.

La británica será, sin duda, la estrella del día y pasará por el examen más intenso por su responsabilidad al ocupar el cargo más relevante de la Comisión junto a Barroso. Ashton ya tuvo un anticipo de los eurodiputados el mes pasado, en un encuentro donde esquivó la mayor parte de las preguntas o reconoció su desconocimiento de la materia.

"De momento, no contesta a las preguntas. No se atreve con temas sensibles como el Sahara, Hamas o Palestina. Se está cuidando muy bien de no decir demasiado. Y está claro que aún tiene que estudiar", explicaba a este diario en diciembre Ramón Jáuregui, líder del PSOE en la Eurocámara y miembro del partido europeo de Ashton.

Su colega del PP Iñigo Méndez de Vigo anticipa que los 'populares' insistirán en uno de los pocos temas sobre los que la británica ha opinado: Cuba. Unas horas después de reunirse con los eurodiputados, Ashton dijo en Madrid que la UE debería aumentar su relación con el Gobierno de la isla.

Además de cuestionar su agenda o su experiencia diplomática, algún eurodiputado volverá a sacar la supuesta conexión soviética de Ashton, que trabajó en una organización por el desarme nuclear que en los 70 recibió financiación del antiguo régimen comunista. Sin embargo, este asunto ya salió en su audiencia como comisaria de Comercio sin que pusiera en peligro su confirmación.

El antiguo régimen también aparecerá en los exámenes de algunos políticos del antiguo bloque comunista, por ejemplo, mañana en el de Stefan Füle, el checo elegido para llevar Ampliación y que estudió en una escuela que preparaba agentes del KGB, aunque los populares �los más preocupados por las conexiones comunistas- no parecen beligerantes sobre el asunto.

Mañana le tocará el turno también a Joaquín Almunia, nombrado para la cartera de Competencia y quien, en principio, no se considera una figura controvertida.

Los 'interrogatorios' deberían terminar el 19 de enero en Estrasburgo y, si todo va bien, la Comisión será confirmada definitivamente en Bruselas el día 26, una fecha clave para el semestre español.

Los ministros españoles presiden las reuniones del Consejo de los Veintisiete hasta junio, pero no podrán examinar iniciativas de la Comisión (quien propone la legislación) ni hacerle encargos mientras siga en funciones. Más retrasos reducirían aún más el tiempo de este turno, algo que no se puede descartar con eurodiputados novatos (la mitad estrenaron escaño en julio) y con ganas de demostrar sus poderes.

Algunos piden que la Eurocámara sea ahora más responsable. "El Parlamento tiene que asumir su nuevo papel con una actitud distinta", explica Jáuregui. "Estaba mal acostumbrado, a hacer grandes informes poco realistas. Su función era ser escuchado, pero los informes acababan en un cajón. Ahora es una cámara y debe tener sentido de la responsabilidad legislativa. Tiene que cambiar el chip de legislador. Tiene que pactar con la Comisión y el Consejo y pasar por los filtros de realismo de los Gobiernos. Ahora sí tiene que decidir, y no sólo hacer papeles bellos que parecen la Carta de los Reyes Magos", dice el eurodiputado.