La Comisión advierte de la necesidad de aumentar la inversión para ser líder mundial en las TIC
18/03/2009

Fuente:  http://cordis.europa.eu   Fecha: 18.03.2009

Para que Europa se establezca como líder en las tecnologías de la información y las comunicaciones (TIC) debe duplicar sus inversiones en investigación, atraer a más trabajadores cualificados y eliminar los obstáculos que impiden el desarrollo empresarial, según una comunicación de la Comisión Europea. La estrategia descrita también pretende asegurar que la economía y la sociedad se beneficien plenamente de estas nuevas tecnologías.

 

Se calcula que el valor del mercado global de las TIC es de unos 2 billones de euros y que crece un 4 % anualmente. En Europa las TIC suponen el 6 % del PIB (Producto Interior Bruto) y de ellas dependen 12 millones de puestos de trabajo. En lo referente a investigación, la cuarta parte de la financiación privada dedicada a investigación y desarrollo (I+D) va a parar a las TIC.

No obstante, Europa todavía va a la zaga de sus competidores internacionales. Las empresas estadounidenses invirtieron el doble en I+D sobre las TIC que las europeas. Además, Europa sufre hoy una falta de investigadores cualificados especializados en las TIC debido en parte a que Europa alberga muy pocos centros de excelencia dedicados a este ámbito. Esto implica que los mejores investigadores y la mayor parte de los fondos de investigación privados tienden a desviarse a otros países.

No obstante, Europa sobresale en una serie de campos de las TIC como los equipos y servicios de telecomunicaciones, robótica, tecnologías de la seguridad y fotónica y es líder mundial en aplicaciones como la telemedicina, la electrónica aeroespacial y las TIC integradas.

Con vistas al futuro,la comunicación afirma que Europa debería tomar la delantera en el desarrollo de la Internet del futuro, así como de la siguiente generación de componentes y sistemas de las TIC, aprovechando las nuevas oportunidades en nanoelectrónica, fotónica y electrónica orgánica. Europa también debería ser pionera en el empleo de las TIC en sistemas sanitarios, eficiencia energética y seguridad y protección en edificios y transporte.

La nueva estrategia propone un enfoque triple para solucionar estas cuestiones. En primer lugar, de ahora a 2020 deberán duplicarse las inversiones en I+D sobre TIC. Está planeado que el gasto anual en I+D sobre TIC mediante el Séptimo Programa Marco (7PM) aumente de 1 000 millones de euros en 2010 a 1 700 millones de euros en 2013, y la Comisión invita a los Estados miembros a que igualen este aumento del presupuesto a través de sus programas nacionales de investigación.

Entre otros asuntos, la Comisión se compromete a crear plataformas que intensifiquen el diálogo entre inversores e innovadores del ámbito de las TIC. También expresa su intención de aumentar la participación de las PYME (pequeñas y medianas empresas) en sus propios programas de investigación.

Por otra parte, se anima a los Estados miembros a utilizar más la contratación pública como herramienta para promocionar la innovación en el sector de las TIC.

Mediante la segunda línea de acción descrita en la estrategia se solicita una mayor colaboración entre la UE, los Estados miembros, las regiones, la industria y la universidad. «Europa necesita coordinar mejor sus políticas y concentrar y especializar sus recursos, entre otros objetivos, para crear polos mundiales de excelencia en TIC», según se indica en la estrategia. Dicho de otro modo, es necesario que los distintos agentes implicados en la financiación y ejecución de investigación sobre TIC aúnen recursos y trabajen de forma paralela a una estrategia europea común.

Por último, la estrategia indica que las empresas dedicadas a las TIC necesitan las condiciones idóneas para crecer y desarrollarse. En este sentido, el sector público puede funcionar como motor de la innovación al implantar plenamente las TIC en todos los servicios públicos.

Para reforzar esta labor, la UE investiga la mejor forma de apoyar proyectos paneuropeos que abarquen el ciclo completo, desde la I+D hasta la utilización del producto final. Estos proyectos suman a su haber las lecciones aprendidas mediante colaboraciones público-privadas y la Iniciativa de mercados líderes, por ejemplo. Podrían tratar temas como la utilización de las TIC en el sistema sanitario, soluciones para la eficiencia energética mediante TIC o un sistema electrónico de gestión de la identidad.

«La estrategia debe abrir los mercados gracias a una clarificación de las necesidades de los usuarios, y ofreciendo ciclos de innovación más breves, respuestas más rápidas a los desafíos socioeconómicos y nuevas oportunidades para la industria europea», concluye la comunicación. «Asimismo debe conducir a una rentabilización más rápida de las inversiones y, por lo tanto, a una Europa más atractiva para los inversores, las empresas y los investigadores.»