La Comisión Europea modifica su propuesta de Telecomunicaciones
08/11/2008
La Comisión Europea ha tomado nota de las reclamaciones del Parlamento Europeo y del Consejo Europeo para modificar su propuesta del paquete de telecomunicaciones de noviembre de 2007. El objetivo es crear un mercado único de las telecomunicaciones que aporte ventajas a los consumidores y a las empresas.

Bruselas (7/11/08).- La Comisión Europea ha tomado nota de las reclamaciones del Parlamento Europeo y del Consejo Europeo para modificar su propuesta del paquete de telecomunicaciones de noviembre de 2007. El objetivo es crear un mercado único de las telecomunicaciones que aporte ventajas a los consumidores y a las empresas. Ventajas que han sido puestas en duda por las dos instituciones legislativas. De ahí que el texto modificado haga hincapié en reforzar los derechos de los consumidores.



La Comisión Europea propone ahora crear una oficina de reguladores europeos independientes que no forme parte de la Agencia Europea de Seguridad de las Redes y de la Información (ENISA, en sus siglas en inglés), como se planteó en un principio. Además, esta oficina no tendrá competencias en materia de seguridad para que no se solapen los dos organismos. Este cambio, permite una mayor protección para los consumidores y, por otro, más eficacia de ambos organismos.

Para destacar esta nueva visión, el Ejecutivo comunitario ha sugerido cambiar el nombre de la nueva oficina, que se llamará Organismo de Reguladores Europeos de Telecomunicaciones.

La Comisión también ha aceptado la posición del Parlamento Europeo sobre la composición de este nuevo organismo, reflejada en el Pleno del pasado 2 de septiembre. Así, el organismo deberá estar integrado, al menos el 50%, por personal enviado de los organismos nacionales. Sus miembros deben ser 20, de los que 10 serán contratados por la misma oficina.

La financiación de los reguladores nacionales deberá proceder de fondos propios, aspecto en el que la Comisión no ha dado su brazo a torcer.

Una de cal y una de arena

Sin embargo, sí que ha cedido para que los europeos tengan libertad a la hora de cambiar de operadoras de teléfonos fijos y móviles. Una vez que el texto pase a ser ley, los ciudadanos podrán cambiar en un día de compañía telefónica y mantener el mismo número.

Igualmente, el Ejecutivo comunitario ha hecho valer su derecho a modificar sus propuestas para asegurarse de la seguridad de los ciudadanos. De esta forma, ha planteado que cuando a una persona le sea violado su derecho a la seguridad, deberá recibir una notificación rápida y simple.

Los ministros de Telecomunicaciones de la UE deberán reunirse el 27 de noviembre para votar la nueva reglamentación y posteriormente, pasará a manos del Parlamento, que la votará en segunda lectura, en abril del próximo año. Mientras tanto, hay abierta una consulta pública sobre el futuro de ENISA, que concluirá en enero de 2009.

 

Bruselas (7/11/08).- La Comisión Europea ha tomado nota de las reclamaciones del Parlamento Europeo y del Consejo Europeo para modificar su propuesta del paquete de telecomunicaciones de noviembre de 2007. El objetivo es crear un mercado único de las telecomunicaciones que aporte ventajas a los consumidores y a las empresas. Ventajas que han sido puestas en duda por las dos instituciones legislativas. De ahí que el texto modificado haga hincapié en reforzar los derechos de los consumidores.



La Comisión Europea propone ahora crear una oficina de reguladores europeos independientes que no forme parte de la Agencia Europea de Seguridad de las Redes y de la Información (ENISA, en sus siglas en inglés), como se planteó en un principio. Además, esta oficina no tendrá competencias en materia de seguridad para que no se solapen los dos organismos. Este cambio, permite una mayor protección para los consumidores y, por otro, más eficacia de ambos organismos.

Para destacar esta nueva visión, el Ejecutivo comunitario ha sugerido cambiar el nombre de la nueva oficina, que se llamará Organismo de Reguladores Europeos de Telecomunicaciones.

La Comisión también ha aceptado la posición del Parlamento Europeo sobre la composición de este nuevo organismo, reflejada en el Pleno del pasado 2 de septiembre. Así, el organismo deberá estar integrado, al menos el 50%, por personal enviado de los organismos nacionales. Sus miembros deben ser 20, de los que 10 serán contratados por la misma oficina.

La financiación de los reguladores nacionales deberá proceder de fondos propios, aspecto en el que la Comisión no ha dado su brazo a torcer.

Una de cal y una de arena

Sin embargo, sí que ha cedido para que los europeos tengan libertad a la hora de cambiar de operadoras de teléfonos fijos y móviles. Una vez que el texto pase a ser ley, los ciudadanos podrán cambiar en un día de compañía telefónica y mantener el mismo número.

Igualmente, el Ejecutivo comunitario ha hecho valer su derecho a modificar sus propuestas para asegurarse de la seguridad de los ciudadanos. De esta forma, ha planteado que cuando a una persona le sea violado su derecho a la seguridad, deberá recibir una notificación rápida y simple.

Los ministros de Telecomunicaciones de la UE deberán reunirse el 27 de noviembre para votar la nueva reglamentación y posteriormente, pasará a manos del Parlamento, que la votará en segunda lectura, en abril del próximo año. Mientras tanto, hay abierta una consulta pública sobre el futuro de ENISA, que concluirá en enero de 2009.