La Comisión plantea los retos que supone la digitalización de libros a los autores, las bibliotecas y los consumidores
19/10/2009
La Comisión Europea ha adoptado una Comunicación sobre los derechos de autor en la economía del conocimiento cuyo objetivo es afrontar los grandes retos culturales y jurídicos que plantea la digitalización y difusión masivas de libros, y en particular de las colecciones de las bibliotecas europeas. Otra de las piedras angulares de la Comunicación es la mejora de la distribución y disponibilidad de las obras para las personas con discapacidad, en particular con deficiencias visuales.

Fuente:  http://euroalert.net   Fecha: 19.10.2009

Las bibliotecas digitales, tales como Europeana o la recién nacida EU bookshop, lanzada hace menos de una semana por la Oficina de Publicaciones, proporcionarán a investigadores y consumidores de toda Europa nuevas vías de acceso al conocimiento. No obstante, para ello la UE tendrá que encontrar una solución para las obras huérfanas, cuya situación incierta en relación con los derechos de autor impide a menudo su digitalización.

La Comunicación expone las medidas que tiene intención de adoptar la Comisión: preservación y difusión digitales de materiales culturales y académicos y de las obras huérfanas, así como acceso al conocimiento de las personas con discapacidad. Los retos que hoy expone la Comisión derivan de la consulta pública del año pasado sobre un Libro Verde, del Grupo de Alto Nivel sobre Bibliotecas Digitales de la Comisión y de la experiencia adquirida con la biblioteca digital europea Europeana.

Las audiencias informativas celebradas recientemente por la Comisión sobre el Acuerdo de Google Books subrayaron la situación anómala que se produciría en caso de aprobarse dicho Acuerdo, a saber, que la enorme cantidad de obras europeas que se encuentran en las bibliotecas estadounidenses y han sido digitalizadas por Google solo estarían al alcance de los consumidores e investigadores en Estados Unidos, pero no en la propia Europa.


Preservación y difusión digitales
La Comisión va a emprender ahora un diálogo con las partes interesadas para encontrar soluciones viables que propicien un comercio de derechos simple y rentable referido a la digitalización masiva y la difusión en línea de las colecciones de las bibliotecas que están aún protegidas por derechos de autor. Esto afecta tanto a las obras agotadas como a las obras huérfanas, es decir, aquellas cuyos propietarios no se pueden identificar o localizar.

Las obras huérfanas
La digitalización y difusión de las obras huérfanas plantea un particular reto cultural y económico: la ausencia de un titular conocido de los derechos impide a los usuarios obtener la autorización necesaria, con lo que, por ejemplo, no pueden digitalizar un libro. Las obras huérfanas representan una parte considerable de las colecciones de las instituciones culturales de Europa.

La Comisión va a examinar más detalladamente este fenómeno a través de una evaluación de impacto. La idea es encontrar una solución de alcance comunitario que facilite la digitalización y difusión de las obras huérfanas y el establecimiento de normas de “diligencia debida” comunes para reconocer la situación de orfandad en toda la UE.

Ya se han conseguido algunos avances al respecto en el proyecto ARROW (Accessible Registries of Rights information and Orphan works), que reúne a bibliotecas nacionales, sociedades de gestión colectiva y editores y está cofinanciado por la Comisión Europea dentro del programa eContent plus (2,5 millones de euros). El objetivo de este proyecto (iniciado en noviembre de 2008) es identificar a los titulares de derechos y aclarar la situación al respecto de una obra, y en particular si está agotada o es huérfana.

Acceso para las personas con discapacidad
Las personas con discapacidad encuentran obstáculos para acceder a la información. Solo el 5 % de las publicaciones europeas están disponibles en formatos accesibles, situación aún empeorada por las restricciones a la distribución transfronteriza, incluso entre países que comparten la misma lengua. Un foro de partes interesadas en las necesidades de las personas con discapacidad, en particular personas con deficiencias visuales, examinará las posibles respuestas políticas, incluida la manera de fomentar el intercambio sin trabas de obras en formatos accesibles en la UE.