El Parlamento Europeo recomienda rechazar el tratado antipiratería ACTA
22/06/2012
La Comisión de Comercio Internacional del Parlamento Europeo (PE) recomendó hoy rechazar el tratado internacional contra las falsificaciones conocido como ACTA, al considerar que no ofrece las suficientes garantías para proteger las libertades fundamentales de los ciudadanos.

Fuente:  www.cibersur.com

"Celebro que la comisión haya reconocido los problemas que identifiqué en mi informe y haya seguido mi recomendación de rechazar ACTA", dijo en una rueda de prensa el ponente parlamentario, el socialista británico David Martin.

La Comisión de Comercio Internacional era la responsable de emitir una recomendación de cara al voto sobre ACTA previsto en el pleno del Parlamento Europeo en julio, decisivo para la entrada en vigor del acuerdo, negociado por los 27 Estados de la UE y otros diez países de todo el mundo (como Estados Unidos o Japón) para proteger los derechos de autor y detener el auge de falsificaciones.

En total, 19 eurodiputados de esa comisión votaron en contra del texto, en tanto que doce lo hicieron a favor (no hubo ninguna abstención).

Otras cuatro comisiones parlamentarias ya habían emitido previamente opiniones negativas sobre el tratado, en tanto que esta semana la Comisión de Peticiones decidió mantener abiertas cuatro denuncias de ciudadanos europeos en contra del texto.

ACTA ha levantado en todo el mundo los recelos de muchos grupos de la sociedad civil y, en especial, de los internautas, que temen que sus derechos en la red se vean mermados con la aplicación del acuerdo, que en última instancia está en manos del PE.

"La manera en que se podría aportar clarificación es volver a los otros socios que firmaron ACTA y renegociar algunos términos", en especial los relacionados con el papel que tendrán los proveedores en internet en la lucha contra la piratería, concluyó Martin.

El eurodiputado liberal italiano Niccolo Rinaldi aseguró por su parte que "se ha escuchado la voz de los ciudadanos" y que el voto de hoy ha supuesto una lección de democracia.

En opinión del alemán de Izquierda Unitaria Europea Helmut Scholz, es necesario negociar un nuevo tratado más inclusivo, en tanto que la parlamentaria sueca de Los Verdes Amelia Anderdotter consideró una "gran victoria" la recomendación de rechazar el acuerdo al considerar que su aplicación pondría en peligro el acceso a los medicamentos genéricos en los países más necesitados.

La Comisión Europea -que es la institución que negoció el acuerdo en nombre de los Veintisiete- sostiene que ACTA no cambia nada en la legislación europea sino que impone a otros países firmantes nuevas exigencias, pero para despejar cualquier duda sobre su legalidad pidió en mayo al Tribunal de Justicia de la UE que determine si el texto está en línea con la ley de la Unión.

En una intervención ayer ante esta comisión parlamentaria, el comisario europeo de Comercio, Karel De Gucht, advirtió de que un voto negativo del pleno de la Eurocámara no afectará al procedimiento iniciado en el tribunal.

También señaló que, en el caso de que los jueces den su visto bueno al tratado antipiratería pero el PE ya haya votado negativamente, planteará "algunas clarificaciones" sobre ACTA que alivien las preocupaciones de los eurodiputados, de forma que pueda ser votado en el pleno.