La recuperación de la economía de la UE se ha parado, según las últimas previsiones de la Comisión
10/11/2011
La Comisión Europea ha presentado sus previsiones de otoño para 2011-13 en las que establece claramente que el crecimiento de la UE está en un punto muerto.

Fuente:  http://euroalert.net   Fecha: 10.11.2011

Además, el PIB de la UE está previsto que se estanque en el 2012. De hecho, los pronósticos muestran que el crecimiento anual del PIB en 2012 sería del 0,6% en la UE y del 0,5% en la zona del euro. El crecimiento en el año 2013 se espera que permanezca débil, en el 1,5% en la UE y en un 1,3% en la zona del euro.
 

La Comisión Europea ha publicado sus previsiones para 2011-13 en las que establece claramente que la recuperación económica ha llegado a un punto muerto. Esta previsión es incluso peor que la anunciada en septiembre por la Comisión, en la que las previsiones suponían una deceleración del crecimiento económico en la UE, pero que aún así, no había riesgo de una recaída en la recesión. De acuerdo con la previsión de la Comisión, se espera un estancamiento del PIB en los cuartos actuales y futuros. El debilitamiento real de la economía, las frágiles finanzas públicas y un sector financiero vulnerable parecen afectarse mutuamente unos a otros en un círculo vicioso. La confianza y el crecimiento sólo volverán una vez que esta interacción negativa se interrumpa. Aún así, las decisiones políticas de los últimos meses, tales como el paquete de leyes de gobernanza económica, se espera que sean eficaces en la reducción de la incertidumbre relacionada con la crisis de deuda soberana y los mercados financieros hacia mediados de 2012 y esto, poco a poco, liberará el consumo y la inversión posterior.

En lo que respecta al empleo, los pronósticos son que su crecimiento se paralizará en 2012. La esperada recuperación del crecimiento del PIB a partir de la segunda mitad del año que viene es demasiado moderada para producir un buen funcionamiento del mercado de trabajo. El desempleo no se espera que caiga en el periodo considerado. La situación de los mercados laborales de los Estados miembros difieren sustancialmente.

Asimismo el riesgo de una recesión no es despreciable, según la Comisión, debido al esperado débil crecimiento del PIB. Los principales riesgos se derivan de las preocupaciones sobre la deuda soberana, el sector financiero y el comercio mundial. En el lado positivo, la confianza podría volver más rápido de lo que actualmente se piensa, liberando el potencial de la inversión y el consumo privado para una recuperación más temprana de lo esperado. El crecimiento mundial podría ser más resistente de lo proyectado en el escenario base y prestar apoyo a las exportaciones netas de la UE. Por último, un mayor descenso en los precios de las materias primas podría mejorar los ingresos reales y el consumo.