Motivación para los funcionarios
23/02/2006
Isabel Vázquez Feijóo, presidenta de la Federación de Asociaciones de Cuerpos Superiores de la Administración Civil del Estado (Fedeca): "en la Administración existe una gestión de personal, pero no de personas

EXPANSION. MONTSE MATEOS.Madrid

"La función pública es una opción profesional que debe garantizar un sueldo adecuado, empleabilidad y posibilidades de desarrollo de carrera".

Con estas palabras justifica José Manuel Sánchez, la creación del área de administraciones públicas en Dopp Consultores, línea de negocio que actualmente dirige. Señala que las herramientas para gestionar a los funcionarios son equivalentes a las de la empresa privada, "salvo en la parte retributiva, ya que no existe un variable por cumplimiento de objetivos".Desde su punto de vista lomás importante es formar a los jefes.

Por su parte, Emilio Oyonarte, socio de Dopp, señala que el problema en la gestión de este colectivo está en las complicadas estructuras: "Hay que saber cómo están configuradas las unidades de servicio, los puestos, sus tipologías y los perfiles". En su opinión hay que poner en común las estructuras, tanto de eficiencia como de organización, en el conjunto de las administraciones: la del Estado, las autonómicas y las corporaciones locales.

Precisamente esta es una de las apuestas de Isabel Vázquez Feijóo, presidenta de la Federación de Asociaciones de Cuerpos Superiores de la Administración Civil del Estado (Fedeca). El futuro Estatuto del Empleado Público –el primer borrador se publicó el pasado 5 de noviembre y se prevé su aprobación en 2007– "debe regular todo el sistema con unas normas comunes". Según Vázquez, "en la Administración existe una gestión de personal, pero no de personas. No se ofrece una carrera, se dificulta la promoción y hay falta de movilidad interadministrativa. Desde el punto de vista formativo, no hay un estudio serio de necesidades ni se tienen en cuenta las aspiraciones del funcionario a la hora de impartir los programas.Tampoco se cuenta con un mecanismo que mida el impactode la formación".

Sánchez asegura que en la administración hay un interés muy fuerte por la gestión del desempeño. Sin embargo, reconoce que "existen algunas trabas, como la vertiente retributiva. El modelo que contempla la Administración pública es distinto, por eso hay que recurrir a otras herramientas para conseguir el objetivo, como el desarrollo de carrera y el liderazgo".

Vázquez indica que en la actualidad, "ante la falta de incentivos en el puesto y la existencia de un techo en el desarrollo de carrera, el funcionario opta por un cambio de puesto para lograr incentivos económicos".

Por su parte, Oyonarte reconoce que "no se puede hacer una comparación entre la empresa pública y la privada, ya que el fin social y los servicios son distintos".

Para motivar al funcionario propone la movilidad horizontal que contempla el borrador del Estatuto. Vázquez señala: "Consideramos que debe existir una movilidad horizontal en base a la evaluación de desempeño. En principio proponemos que se gestione internamente".