Las grandes empresas recurren cada vez menos a sus auditores para otros servicios
27/12/2006
De los honorarios totales desembolsados por las compañías del Ibex 35 el año pasado, un 75,4% correspondió a labores de revisión de cuentas, en detrimento de los servicios de asesoría y consultoría, cuyos ingresos prácticamente se estancaron.

A. Fernández / L. Junco

La tendencia en las prácticas de buen gobierno corporativo a separar el tradicional negocio de auditoría de cuentas de otros servicios, como la asesoría y la consultoría, comienza a percibirse cada vez con más claridad en España. Las grandes compañías de la bolsa española, a excepción de la inmobiliaria Metrovacesa, que aún no ha hecho públicos los datos de su último ejercicio, pagaron a sus auditoras 124 millones de euros en 2005 por servicios estrictamente de revisión de cuentas.

Esta cifra, que es un 26,4% superior a la del ejercicio anterior, representó un 75,4% de los honorarios totales que cobraron las auditoras el año pasado por todos sus servicios, incluidos la asesoría y la consultoría, entre otros. El peso de los ingresos por auditoría en 2005 aumentó más de cuatro puntos porcentuales respecto al ejercicio anterior, año en el que supuso un 71% del total –ver cuadro adjunto–.

Estos datos reflejan una tendencia creciente que comenzó a vislumbrarse hace unos años, cuando los grandes escándalos contables internacionales encendieron las luces de alarma en los mercados y comenzó a aconsejarse, desde diferentes foros, la conveniencia de separar la labor de revisión de cuentas de otros servicios profesionales, para evitar posibles conflictos de interés.

Asesoría y consultoría

El resto de servicios prestados por el sector el año pasado, en el que Deloitte tiene una posición destacada, ya que es la auditora de más de la mitad de las compañías del Ibex, generó unos ingresos totales de 40,4 millones de euros, lo que supone un crecimiento, apenas reseñable, del 1,2%. Además de la citada tendencia a la separación de servicios, el creciente peso de los ingresos por labores de revisión de cuentas está relacionado con el progresivo aumento de los precios facturados.

Precio por hora

Según los últimos datos disponibles, correspondientes al ejercicio 2004, el precio medio por hora de auditoría, cobrado por una firma a un cliente, se situó en 57,3 euros, según el Instituto de Contabilidad y Auditoría de Cuentas (Icac). Este precio medio por hora fue superior en un 4,3% al de 2003 y se prevé que en 2005 la tendencia alcista se haya mantenido. Después de varios años de relativo estancamiento de las tarifas, especialmente entre 1999 y 2001, debido a la fuerte competencia del sector en España, los honorarios comienzan a crecer, aunque aún distan mucho de la horquilla de entre 120 y 160 euros por hora que se pagan en países vecinos como Reino Unido, Alemania, Francia e Italia.

El aumento de las tarifas en España está relacionado con la mayor cualificación y dedicación a las labores de auditoría, la creciente exigencia de los clientes y el mayor control de los comités de auditoría de las empresas, para evitar posibles problemas contables, que se ha traducido en un encarecimiento del servicio, que también requiere más dedicación.

Honorarios

En este contexto, la factura total que cobraron Deloitte, KPMG, PwC y Ernst & Young (E&Y) a las empresas del Ibex por todos sus servicios ascendió el año pasado a 164,5 millones de euros en 2005, lo que representa un incremento superior al 19%. Esta cifra casi duplica el porcentaje de incremento de la facturación que obtuvo el sector español de auditoría el año pasado, que alcanzó el 10,3%, según el ránking anual elaborado por EXPANSIÓN. Deloitte encabeza esta clasificación, con unos ingresos de 262,3 millones de euros.

Grupo Santander

La entidad financiera presidida por Emilio Botín es, con 30,2 millones de euros (+32,5%), la empresa que más pagó a su auditor (Deloitte) en 2005. Le sigue a muy escasa distancia, Telefónica, con unos honorarios de 30,06 millones de euros a Ernst & Young, un 26,7% más. A mayor distancia, y en tercera posición, con una factura de 18,5 millones de euros (+33,4%), se encuentra BBVA, cuyo auditor es Deloitte.

Impacto de la opa eléctrica

Las labores de revisión de cuentas y otras tareas relacionadas con la opa hostil lanzada sobre la eléctrica Endesa ha convertido a Gas Natural en la compañía que más incrementó la factura con su auditor. La empresa gasista pagó 4,9 millones de euros a PwC, un 172% más.

La defensa de Endesa ante la opa también le ha salido cara a la eléctrica, ya que su factura con Deloitte creció un 34%, hasta 10,3 millones. Telecinco, por ejemplo, pagó un 58,8% menos, debido al aumento de los costes que tuvo en 2004 con su salida a bolsa.