“Queremos captar no sólo talento sino también más clientes andaluces”
25/06/2019
Andalucía es uno de los mercados en los que Accenture apuesta por crecer Ayudará al empresariado andaluz a transformarse digitalmente de la mano de San Telmo Business School

Emplea a 1.100 personas en Málaga y a otras 800 en Sevilla y aun así es bastante desconocida su actividad en Andalucía. Accenture apuesta por crecer en la comunidad, de ello y de su reciente alianza con San Telmo Business School habla en esta entrevista Juan Pedro Moreno (Madrid, 1965), presidente de Accenture España.

–¿Por qué son tan desconocidos en Andalucía pese a su importante implantación?

–Porque prestamos sobre todo servicios a clientes no andaluces que operan en Andalucía: Endesa, Airbus… Estamos entre las diez empresas más grandes en Andalucía en cuanto empleo. Casi un 25% de lo que hacemos aquí se exporta al extranjero. Y trabajamos para muchos clientes que son nacionales pero a los que damos servicios desde Andalucía. Y algunos clientes son también andaluces. Por ejemplo, la Junta. Llevamos todo el servicio de atención al Servicio Andaluz de Salud respecto a la tecnología que usa su personal sanitario. También lo hacemos para Educación.

“HEMOS EMPEZADO A TRABAJAR CON EMPRESAS TAN IMPORTANTES COMO MAYORAL O COSENTINO Y QUEREMOS CRECER MÁS”

–¿Y en el sector privado?

–Trabajamos para muchas multinacionales desde Andalucía, para Repsol, Roche, Applus+ o Amadeus. Y recientemente tenemos clientes locales. Queremos poner el foco en crecer en Andalucía. Hemos incorporado empresas muy importantes, como la malagueña Mayoral o Cosentino en Almería. Tenemos el plan de aumentar nuestra capilaridad. No sólo desde el punto de vista de captación de talento, que es la razón por la que hemos llegado a un acuerdo con San Telmo.

–Eso iba a peguntar. ¿Se enmarca en esa estrategia la alianza con San Telmo Business School?

–Nuestra alianza con San Telmo tiene dos objetivos, enmarcado en esto que acabo de decir. Por un lado, Andalucía, y no escondo nada al decirlo, tiene un cierto retraso en la digitalización y la transformación de la empresas, fundamentalmente porque no hay grandes multinacionales que tengan su base aquí, porque hacen de tractor de todo. Y por otro lado, porque el conocimiento, el entendimiento y la divulgación de todo lo que es esta nueva economía basado en lo digital es un tema clave para que los empresarios tomen conciencia. Queremos crear aquí una célula en Sevilla que nos permita acercarnos a los empresarios andaluces y ponerle delante esos retos y oportunidades que la transformación digital de la economía les pone delante. Con el objetivo, no lo oculto tampoco, de crecer en nuestra actividad para empresas andaluzas. Desde aquí hacemos cosas muy interesantes. Por ejemplo, uno de los centros más grandes de robótica que tenemos está aquí en la Cartuja. Hacemos los robots y chatbots con los que se gestionan todas las actividades comerciales del sector eléctrico. No sólo en la relación directa del cliente que habla o chatea con un robot. Sino que todo el backoffice está robotizado. Lo otro que se hace desde aquí y es un centro muy importante en nuestra organización, que cuenta con 13.000 profesionales en España, es el manejo predictivo de datos. También para el sector eléctrico predecimos si un cliente va a incurrir en impago, mediante analítica big data e inteligencia artificial. Eso permite contactar con el cliente y anticiparnos al impago. Para eso nos hace falta captar talento muy especializado que queremos tener distribuido por el territorio nacional.

“LA TRANSFORMACIÓN DIGITAL PERMITE A EMPRESAS DE MENOR TAMAÑO PRODUCIR O INNOVAR AL MISMO NIVEL”

–El programa está más pensado para alta dirección que necesita transformarse digitalmente que para nuevos directivos que se estén formando, ¿no?

–Sí, sí. Este programa lo que tiene por objeto es introducir a empresarios o altos directivos de empresas en el mundo de la transformación digital, de las nuevas tecnologías. De los retos que eso implica para sus negocios. Lo que pensamos es que esta transformación que vivimos no consiste en instalar más tecnología sino en cambiar tu modelo de negocio, redefinir tu relación con los clientes y reestructurar tus productos y servicios con innovación. Y para eso usas tecnología.

“NO SE TRATA YA SÓLO DE INCREMENTAR TUS RESULTADOS, CON LA DIGITALIZACIÓN PUEDES MULTIPLICARLOS POR DIEZ”

–Que la tecnología no es fin, sino el medio.

–Claro. Y lo que vemos es que muchos empresarios en toda España se quedan atascado en eso. No ven la oportunidad de cambio en sus negocios y se quedan en que es una ola de renovación de su tecnología.

Posando para la entrevista en la sede de la Fundación San Telmo

–¿Entonces no se toma conciencia de que esto no es un mantra de altos directivos?

–La transformación no es que no sea un mantra, es que es una realidad que traduce en euros. Comparar empresas, tanto en sus costes como en sus ingresos, en función de cuál es su nivel de digitalización que incorporan es algo que ya es muy tangible. Hay empresas que pueden contabilizar muy bien los ingresos que les proporciona haberse digitalizado para crear productos y servicios nuevos. Todos los días vemos nuevas empresas que con una oferta digital están irrumpiendo y ganándose el mercado. Y otras que lo que hacen es reducir sus costes de manera dramática. No estamos hablando de mejorar incrementales de productiva sino de multiplicar por diez. Así lo llamamos en Accenture, el efecto por diez, sobre todo en costes y productividad.

–Aunque cierta resistencia es normal, ¿qué le diría a un empresario para convencerle de que tiene que afrontar ya la digitalización de su negocio?

–Nosotros hacemos un ejercicio con los empresarios que es muy divertido, y que aquí seguramente con motivo de los acuerdos con San Telmo lo haremos también. Es trabajar con ellos en pensar cómo esa nueva economía digital podría destruir su empresa. Cómo alguien nuevo, fresco, que viene sin pasado pero con tecnología y con visión digital podría destruir su negocio. Pues en esa conversación surgen muchísimas ideas, innovaciones y propuestas para transformar su propia empresa. Los empresarios hoy lo que tienen que pensar es que le ha cambiado radicalmente el negocio en las dos partes que le importan. Por un lado, cómo se relacionan con sus clientes y qué esperan éstos, porque vivimos en una economía de la experiencia, más allá de la calidad y el precio. La otra parte es que sólo con digitalizar no lo solucionas. Porque toda esta economía que permite unos costes muchos más bajos y que permiten escalar a mayor velocidad hace que empresas mucho más pequeñas accedan a competir. Por tanto, hay que estar pensando constantemente en la eficiencia y la productividad no vinculadas a los costes laborales. Hoy se puede ser muy competitivo pagando mejores salarios a gente con mayor y mejor formación.

–Andalucía tiene un problema en cuanto al número de empresas y a su tamaño. ¿Cómo puede ayudar Accenture al empresario andaluz en mejorar en ese objetivo?

–Creo que toda esta revolución digital tiene una buena noticia. No digo que todas las empresas pequeñas logren con una varita mágica hacerse grandes. La propia economía va a obligar a una consolidación mayor de empresas. Tiene todo el sentido. También en Andalucía. Pero dicho esto, que terminará ocurriendo porque tiene todo el sentido económico, hay esa buena noticia de la que hablaba: esta revolución digital de la que estamos hablando permite a las empresas casi con independencia de su tamaño acceder a esas tecnologías. Antes, la implantación de un sistema CRM, la escala informática que requerías para expandirte internacionalmente, te obligaba a comprar máquinas, a tener un centro de procesos de datos… Pero todo eso ha pasado a la historia. Con el software asset service, con el cloud, puedes escalar y operar con el mismo nivel de productividad, de eficiencia y, sobre todo, de innovación que una empresa muchísimo más grande. Toda esta disrupción digital ayuda, inesperadamente, a las empresas de un tamaño más pequeño.

”LA TRANSFORMACIÓN DIGITAL SUPONE QUE SE REPARTEN DE NUEVO LAS CARTAS Y ANDALUCÍA NO PARTE CON RETRASO”

–¿Hay un problema de falta de autoestima? Andalucía es más grande que muchos países de la UE en territorio y población y no ocupa el sitio que debería.

–No. Creo que nosotros, no sólo en Andalucía sino en España, tenemos una serie de barreras de cristal difíciles de romper. Una es la de los 250 empleados. Cuando uno traspasa esa barrera, la vida de una empresa en España se complica mucho: legislación, regulación, impuestos, controles, auditorías… Eso hace mella en muchos empresarios. Hay otro tema que tiene que ver con la empresa familiar. Andalucía se apoya mucho en ese modelo que se traspasa de generación en generación. Y eso pone algunas limitaciones. Todos sabemos que las empresas en segunda o tercera generación suelen tener un bache, muchas mueren y algunas recuperan. El propio entramado andaluz pone ciertos límites a esto, algo que compartimos con toda España. Y también hemos comprobado, con algunos estudios que hemos hecho, que hay falta de entendimiento por parte de algunos empresarios de cuál es la oportunidad y el reto. Por eso también este acuerdo con San Telmo. Para poner en la primera línea de los empresarios andaluces las mismas oportunidades que tienen en otras Comunidades Autónomas y en Europa. Esto no es que Andalucía parte de una posición retrasada y tiene que recorrer un camino para alcanzar a los demás. No. Ahora se trata de que se han repartido las cartas de nuevo. Y en esa economía digital, un empresario andaluz tiene las mismas oportunidades siempre que tenga formación, conocimiento y una estrategia.

Fuente: https://www.diariodesevilla.es