Recesión y brechas de datos, los grandes desafíos del CIO a corto plazo
05/11/2019
Los directores de TI afrontan un futuro complejo, con desafíos para los próximos dos o tres años que van desde una nueva recesión económica, que impactará en los presupuestos de tecnología, o una brecha de datos, una tónica habitual en un mundo cada vez más ciberinseguro. Así lo advierten los analistas de Gartner.

La transformación tecnológica avanza a ritmo constante a nivel global, aunque no sin obstáculos, y el CIO debe prepararse para ellos. Así se desprende de la investigación 2020 Gartner CIO Agenda, para la que han encuestado a más de un millar de líderes de infraestructura y sistemas de 64 países y las principales industrias. El documento se ha presentado en el Gartner IT Symposium/Xpo, que se celebra estos días en Orlando, Estados Unidos.

Según este documento, el 40% de los CIO globales han llevado a tal punto sus esfuerzos digitales que están ya escalándolos. El porcentaje es más del doble de la proporción de empresas que se registraba en la investigación de 2018. Sin embargo, el futuro empresarial muestra posibles riesgos y, así, en los próximos dos o tres años los responsables de sistemas pueden enfrentar distintas situaciones adversas o disruptivas —lo que denominan un giro—, entre las que se citan desde la posibilidad de una nueva recesión económica a una violación de datos. Los líderes deberán tomar medidas para salir reforzados de estos giros. 

Gartner indica que nueve de cada diez empresas han sufrido un cambio en los últimos cuatro años de tal calibre que ha alterado las operaciones normales, y han conllevado presiones severas de costes operativos, trastornos políticos, rotación de liderazgo, intervenciones regulatorias adversas, etc. La consultora indica que apenas una cuarta parte de las empresas están lo suficientemente en forma como para salir adelante en una futura adversidad. En este contexto, el rol del CIO seguirá siendo crítico para liderar sus empresas a través de crisis y transformaciones.

La investigación distingue entre participantes en forma y frágiles, en función de cómo les fue en los últimos procesos complicados que enfrentaron. Con empresas en forma se refieren a las que resurgieron de los altibajos fortalecidas, por ejemplo mediante la atracción del talento adecuado, con un reflejo de estos elementos en su facturación: aumentaron sus ingresos en un 5% anual durante los últimos tres años. Las compañías frágiles muestran menos capacidad en áreas clave y, además, el crecimiento en la facturación fue del 3,5% anual. A nivel de organización interna, se detecta una mayor cohesión y una comunicación más precisa de las necesidades de negocio para la TI en las firmas en forma.

Otra de las diferencias entre los dos grupos es la previsión relacionada con los presupuestos. Se espera que las partidas de TI para empresas frágiles crezcan solo un 0,9% de media en 2020, en comparación con el 2,8% para el conjunto de organizaciones. Para las empresas de TI frágiles, este presupuesto bajo podría suponer daños estructurales permanentes después de una disrupción importante. También hay matices en la forma en la que se enfrenta la inversión. Las organizaciones en forma toman decisiones de inversión disciplinadas, gastando más de su dinero en elementos de TI que puedan marcar la diferencia en los resultados comerciales. Por el contrario, las empresas frágiles dedican su presupuesto de TI a aumentar la eficiencia operativa.

Por último, hablando de tecnologías concretas, las firmas en forma muestran mejores ratio de adopción de tecnologías contemporáneas, en lo que se incluye la capacitación en ciberseguridad, inteligencia artificial y automatización de procesos robóticos o RPA. Sus CIO modernizan activamente el núcleo de TI y las inversiones evolucionan en consecuencia. En general, los líderes de sistemas están invirtiendo de forma mayoritaria en analítica, modernización de aplicaciones y computación en la nube.

Fuente:  https://www.computerworld.es/