Las empresas españolas cumplen mejor que la media europea el RGPD
08/02/2019
El 28 de enero se celebró el Día Europeo de la Protección de Datos, una iniciativa que nace con el fin de que todos los ciudadanos europeos conozcamos los derechos y las responsabilidades en una materia cada vez más regulada.

En este sentido, el pasado 2018, entró en vigor el nuevo RGPD cuyos datos de cumplimiento se recogen en un informe elaborado por Fellowes.

Según indica, desde que las empresas conocen sus nuevas obligaciones en materia de protección y seguridad de datos personales, apenas el 14% de los trabajadores españoles no cumplen con las normas establecidas en el Reglamento.

Aún así, el grado de cumplimiento es mayor que el de la media europea que cifra en un 19% los trabajadores que no lo llevan a cabo con total exigencia.

El Día Europeo de la Protección de Datos sirve para dar a conocer más en profundidad los estamentos y la normativa que vela por la seguridad, como es el caso a nivel nacional de la AEPD (Agencia Española de Protección de Datos) que se encarga de su protección por medio de la LOPD y del derecho del usuario a ejercer los derechos ARCO (Acceso, Rectificación, Cancelación y Oposición).

Desde la entrada en vigor del RGPD las empresas tienen mayor número de responsabilidades y obligaciones. En concreto, deben llevar a la práctica medidas técnicas y organizativas que les permitan asegurarse del correcto procesado de los datos.

Por ejemplo, los datos que no se necesiten deberán ser destruidos en su totalidad. De forma digital a través de la limpieza de servidores y de forma analógica con destructoras de papel son las maneras más seguras de eliminar datos que podrían acabar en manos de terceros sin permiso.

Entre las infracciones que se cometen más a menudo, según indica el informe de Fellowes, es la divulgación no autorizada, el acceso a datos de carácter personal, la modificación y la destrucción o pérdida de los mismos.

Otra de las herramientas que ayudan a cumplir la normativa del nuevo RGPD ante las miradas de terceros en las pantallas de las distintas oficinas empresariales, de banca o de cualquier otro tipo es el filtro de privacidad. Evita las miradas de personas que buscan información confidencial.

En definitiva, el Día Europeo de la Protección de Datos también sirve para recordar a las empresas sus obligaciones en el celo y cuidado de los mismos ya que las multas pueden llegar a suponer lso 20 millones de euros (la máxima) o el 4% del volumen total de negocio por distintas brechas de seguridad. Por no hablar de la pérdida de reputación que sufrirían llegado el caso.

Fuente: https://www.interempresas.net