La mitad de trabajos de TI que habrá en 2023 en administración no existen aún
13/03/2019
Una encuesta de Gartner muestra cómo el auge de iniciativas digitales en los organismos gubernamentales está provocando una redefinición de los roles de la parte de sistema

El sector público se encamina hacia la transformación digital, como demuestran los datos sobre gobierno electrónico en Europa del informe anual de la firma Capgemini para la Comisión Europea. Dos tercios de los servicios para la ciudadanía vinculados a este área se han digitalizado en la UE, y en la administración europea mantienen un buen grado de orientación y asistencia al usuario. 

Para los CIO en la administración pública, las iniciativas digitales están entre sus principales prioridades y, de hecho, la transición al nuevo modelo de gobierno se está viendo potenciada. Según la firma de análisis Gartner, el 53% de las iniciativas digitales en las organizaciones gubernamentales han pasado de la etapa de diseño a las primeras fases de entrega de resultados, un porcentaje que hace un año se situaba en el 40%. Además, el 39% de las administraciones espera gastar gran parte de los nuevos fondos o de las partidas adicionales para 2019 en un área tecnológica: la nube.

El desarrollo de estas medidas cambiará previsiblemente la estructura de los departamentos de TI en gran medida: Gartner prevé que el 50% de roles que habrá en 2023 en este área no existen en la actualidad. Esto avanza una aceleración en los próximos años del trabajo en TI pública dado que, en la encuesta de la firma entre cargos de la administración que recoge estos datos, el 38% de participantes reconocía no haber introducido nuevos roles en 2018 debido a una carencia de recursos y habilidades y por problemas culturales.

La consultora sugiere que en esta evolución influirán distintos fenómenos, como el ascenso de los modelos con base en 'cloud', que hará que los roles vinculados al centro de datos disminuyan. Se potenciará la creación de equipos digitales para diseñar y entregar productos internamente, y el departamento de TI asumirá tareas más diversificadas, en las que se contemplen aspectos como la inclusión, la experiencia de los ciudadanos y la ética digital. Esos campos requieren ya de nuevos tipos de perfiles, como investigadores, diseñadores y científicos sociales. 

Al mismo tiempo, el departamento de TI del gobierno deberá asignar nuevos roles para respaldar su transformación digital e introducir tecnologías emergentes, como inteligencia artificial e Internet de las Cosas, que sustituirán a los puestos de trabajo vinculados a herramientas paulatinamente obsoletas. 

Otro factor relacionado con el cambio de roles en el departamento TI es el auge del modelo 'as-a-service'. Para 2023, más del 80% de las nuevas soluciones tecnológicas adoptadas por los gobiernos se entregarán mediante este sistema, que incluye distintas herramientas, como servicios en la nube, de red, de comunicaciones unificadas o de 'workplace'. La consultora advierte del riesgo de que las unidades de negocio no cuenten con la parte de TI a la hora de contratar estos servicios.

Fuente: https://www.ciospain.es