Las pymes españolas fallan en formación y talento TIC
03/09/2019
Las empresas contratan más especialistas en informática y tecnología y proporcionan un mayor número de actividades educativas sobre los temas cuanto mayor es su tamaño.

Las organizaciones de menor tamaño adolecen de falta de especialización digital. Así queda reflejado en la estrategia España empresa digital de la Cámara de España, que el organismo de comercio ha elaborado a través de su Comisión de Digitalización. 

Según los datos apuntados por la investigación de la Cámara, correspondientes al periodo 2017-2018, de media un 22,6% de organizaciones dan formación en TIC, mientras que un 19,2% cuentan con al menos un especialista en estas disciplinas en su plantilla y un 11,6% contrataron o intentaron contratar a un profesional de este tipo. Estos porcentajes reflejan las medias de las empresas a partir de 10 empleados, y está influido por los bajos bajos datos que se registran en la franja de menor tamaño, como se comprueba si se va al detalle. 

Así, entre las pequeñas empresas, un 13,5% tienen en su plantilla a especialistas informáticos y tecnológicos, y un 8,9% los contrataron o lo intentaron. Entre las medianas empresas, estos porcentajes son del 41,4% y del 21,4%, respectivamente. En las grandes compañías, la relación se dispara al 72% y el 41,7%, respectivamente. 

Sucede lo mismo cuando se estudian las estadísticas de organizaciones que realizan actividades formativas en TIC para sus trabajadores. En las que tienen entre 10 y 49 empleados, el porcentaje es del 18,5%. Sube al 37,4% en compañías de entre 50 y 249 trabajadores. Un 66,1% de las organizaciones con más de 250 personas en plantilla proporcionan formación especializada: casi dos de cada tres. 

Talento y formación para agilizar la transformación digital

Los datos de la Cámara de Comercio muestran una realidad compleja a nivel de digitalización, especialmente entre las compañías de menor tamaño. Por un lado, los bajos niveles de integración de profesionales TI son efecto directo de la falta de talento especializado de la que adolece el sector. Una situación que se complica, además, por la falta de correspondencia entre la oferta que llega de los centros educativos y la demanda de las empresas. 

Si a esto se añade la falta de formación, se multiplican los obstáculos para lograr una transformación digital que integre el factor cultural, parte indispensable para el éxito del proceso. Son numerosos los especialistas y firmas de análisis que señalan que, sin involucrar a todos los estratos de la organización y lograr una integración de la digitalización en la cultura corporativa, la transformación está abocada al fracaso —o, cuando menos, verá dificultado notablemente su desarrollo—.

Formación y talento, por tanto, pueden agravar la brecha entre organizaciones generada por la transformación digital, que se percibe especialmente entre las compañías de menor tamaño. Si estas integran menos recursos tecnológicos, es probable que se vean abocadas a quedarse en el vagón de cola de la digitalización, con el consecuente riesgo para su supervivencia. 

Fuente: https://www.ciospain.es