Recomendaciones para implementar el teletrabajo en tu empresa
17/09/2019
Es importante buscar el equilibrio entre los días de trabajo presencial y los de trabajo telemático. Coincidiendo con el día mundial del teletrabajo, Edenred ofrece algunas claves.

Las personas estamos cada vez más conectadas y valoramos más nuestro tiempo. Es una realidad que afecta a todos los ámbitos de la vida, también al laboral. Por ello, no es de extrañar que el teletrabajo sea una demanda creciente entre los empleados españoles, que lo que más valoran en sus empresas es el horario flexible y la posibilidad de trabajar en remoto cuando lo necesiten, según informa Adecco.

La organización mundial del trabajo reportaba que en 2017 solo el 13% de las empresas ofrecía a sus empleados la posibilidad de teletrabajar, y que únicamente el 7% de todos los trabajadores se beneficiaba de este sistema. Ya entonces se detectó como síntoma de que las compañías no se están adaptando a las nuevas necesidades de los trabajadores y a las tendencias en el ámbito laboral, a pesar de contar con los recursos que permiten al empleado estar conectado a su entorno de trabajo.

Para las empresas es importante buscar el equilibrio entre los días de trabajo presencial y los de trabajo telemático. Los empleados se benefician de esta condición al ahorrar tiempo y otros recursos asociados al transporte, la comida o la ropa, además de tener más facilidad para la conciliación. Las compañías, por su parte, verán reducida su partida de gastos en cuanto a electricidad, agua, y otros recursos, a la vez que influye directamente en la productividad y motivación de los empleados y, consecuentemente, a la retención del talento.

Por otro lado, acudir a la oficina es también importante para el desarrollo de los empleados, pues compartir lugar de trabajo les ayuda a aprender de las habilidades de sus compañeros, fomenta el espíritu de equipo y el trabajo conjunto.

Entonces, ¿cuál es el equilibrio perfecto? Estas son algunas pautas para comenzar a implementar el teletrabajo en las empresas:

  • Evita que los empleados tengan que acudir a la oficina los días de operación salida, de modo que si tienen que hacer desplazamientos por carretera puedan hacerlo el día anterior o en horas de menos congestión. Repercutirá positivamente en su motivación y en su seguridad.
  • Ofrece el teletrabajo los días con malas condiciones meteorológicas. Tanto si hay una lluvia torrencial como si azota la ola de calor, es probable que el trabajador prefiera quedarse en casa trabajando, pues ahorrará mucho tiempo en el desplazamiento, es más seguro y más cómodo.
  • Trabajar desde casa cuando se depende de un distinto huso horario. Una llamada con un proveedor en Colombia o la recepción de unos archivos desde China… Los días que el empleado tenga que trabajar con otras personas que se rijan por un horario diferente, es bueno ofrecer la posibilidad de teletrabajar. Así, podrá flexibilizar su horario y aprovechar las horas más productivas.
  • Siempre que sea posible, facilita el trabajo remoto cuando el empleado notifique la enfermedad de un pariente, una cita médica o la necesidad de hacer un trámite burocrático. Si puede conciliar el trabajo con su vida personal, evitará tener que pedir días libres y reducirá su estrés. Además, incrementará el nivel de satisfacción con la empresa y, en consecuencia, su compromiso con la misma.
  • Permite el teletrabajo a los empleados que vivan fuera. Esto te va a permitir contratar a los mejores, aunque residan en una ciudad diferente o compaginen otro empleo. Dependiendo de las condiciones de cada uno, el teletrabajo puede ser total o parcial, se puede complementar con un Ticket Dietas para controlar el gasto y a ti, como empresa, te abrirá un abanico más amplio y te permitirá contar con los mejores profesionales.
  • Ofrece opciones de retribución flexible que puedan aprovecharse también al trabajar en remoto, como tickets restaurante o tickets gasolina. Esto supone un incentivo para los empleados, que no verán un incremento del coste al trabajar fuera de la oficina y repercutirá en su motivación.
  • Si no sabes por dónde empezar, empieza por los miércoles. Hay una tendencia americana a dar ese día para teletrabajar, por varios motivos: divide muy bien la semana, ayuda a hacer una pausa psicológica y permite al empleado distribuir mejor su tiempo y dejar las tareas que puede hacer individualmente para ese día, optimizando las horas de trabajo.

El teletrabajo puede implementarse progresivamente, adaptándose a las necesidades de los empleados y también a los de la propia empresa. Ofrecerlo de manera gradual te permitirá comprobar qué departamentos trabajan mejor en remoto, qué días son los que mejor funcionan o qué ahorro real supone para tu empresa. A los empleados les permitirá aprender a organizar su tiempo y verán un incremento de su productividad y motivación, lo que, a largo plazo, es beneficioso para todas las partes.