Aumenta el uso de IA para mejorar la productividad de la plantilla
25/01/2019
En 2021, un 70% de organizaciones habrán integrado alguna forma de inteligencia artificial en el lugar de trabajo, lo que llevará parejo nuevas regulaciones en relación al acoso digital.

La integración de la inteligencia artificial en la empresa avanza a grandes pasos. En 2018, algo más de un tercio de compañías habían ya desplegado soluciones de este tipo en la infraestructura organizacional, triplicándose el porcentaje en un año. Uno de los aspectos en los que tendrá impacto será en el trabajo de la plantilla: según Gartner, el 70% de las empresas habrán implantado en 2021 la IA en el lugar de trabajo. 

La aplicación de inteligencia artificial en la rutina de los empleados se puede canalizar a través de distintas herramientas. Entre las que tendrá más presencia, el empleo de asistentes virtuales. Se espera que uno de cada cuatro trabajadores digitales los tenga integrados en su día a día dentro de dos años, en un proceso en el que precisamente tendrá un papel esencial cómo se irá popularizando la IA en este tiempo y cómo afectará al perfeccionamiento de estos asistentes. 

En el sector de la banca en concreto, la firma de análisis prevé que uno de cada cinco empleados que realiza tareas de 'back-office' dependa de IA para trabajos no rutinarios. "En algunos casos, fuimos testigos de despidos para reducir el recuento innecesario y, comprensiblemente, el personal de 'back-office' está preocupado de que sus trabajos sean reemplazados por máquinas", explica la analista de Gartner, Moutusi Sau. Pero el valor de la inteligencia artificial en este tipo de trabajos es mayor que el de la automatización pura. “La perspectiva de la IA en la banca está a favor de controlar de forma proactiva las herramientas de inteligencia artificial como ayudantes, y se pueden utilizar para revisar documentos o interpretar acuerdos de préstamos comerciales". 

El proceso de integración de IA en las labores de la plantilla puede tener, sin embargo, consecuencias que deben ser monitorizadas. Se ha estudiado que los asistentes mal diseñados causan frustración entre los empleados, lo que a veces provoca mal comportamiento y lenguaje abusivo hacia el asistente virtual. Según Helen Poitevin, directora senior de investigación de Gartner, "esto puede crear un ambiente de trabajo tóxico, ya que los malos hábitos eventualmente se filtrarán en las interacciones con los compañeros de trabajo". De ahí que las previsiones indiquen que una de cada diez empresas agregará una política de acoso digital a la regulación del lugar de trabajo. 

La firma de análisis cita experimentos recientes en los que se ha comprobado que el comportamiento abusivo de las personas hacia las tecnologías de inteligencia artificial puede traducirse en cómo tratan a los humanos que las rodean. Esto es un aspecto que las compañías deben tener en cuenta al implantar asistentes personales virtuales, habilitándolos para que puedan responder adecuadamente al lenguaje agresivo. La política empresarial debe, según Poitevin, "indicar claramente que los agentes conversacionales habilitados para la IA deben ser tratados con respeto, y darles una personalidad para fomentar la simpatía y el respeto. Finalmente, los líderes del lugar de trabajo digital deberían permitir que los empleados informen los casos observados de violación de políticas".

Fuente: https://www.ciospain.es