Las claves del desarrollo de 'blockchain' en el sector industrial
01/02/2019
La incorruptibilidad de la cadena de bloques, su capacidad de supervivencia y el papel de las redes privadas serán esenciales para conseguir que la tecnología se despliegue de forma masiva.

La tecnología 'blockchain' está en fase de experimentación, en la que cada día salen nuevas muestras de su aplicación para después probar y estudiar si tienen posibilidades en un despliegue masivo o quedan como casos puntuales. En esta línea, en el uso de 'blockchain' en industria se han visto ya algunos ejemplos interesantes, como su utilización en el sector petroquímico para agilizar el proceso de certificaciones. También en trazabilidad y seguimiento de productos y materiales a lo largo de la cadena de suministro. 

Para la firma de análisis McKinsey, hay cuatro desafíos estructurales a los que se enfrentan los encargados de desarrollar e implantar 'blockchain' en industria. Por un lado están los problemas de latencia, que limitan la verificación rápida, clave en la herramienta, de transacciones simultáneas múltiples. Hay, por ahora, confusión respecto al aspecto normativo, además de que no hay estándares claros de uso. Por último, las compañías implicadas todavía no han favorecido un ecosistema colaborativo, en el que todas se beneficien del desarrollo conjunto de un sistema de alianzas. 

La consultora señala que en la evolución del uso de 'blockchain' en el sector industrial hay tres aspectos claves a tener en cuenta. Por un lado, la importancia de que los registros se mantengan incorruptibles en determinados casos de uso. Por ejemplo, su aplicación para la seguridad del empleo de IoT ha permitido asignar a cada nodo de la red una clave con la que detectar comportamientos inusuales, atajando las amenazas cibernéticas. Aquí sería esencial garantizar la firmeza de la cadena de bloques; pero cuando su mantenimiento no sea esencial, quizás se deba optar por el uso de una base de datos compartida tradicional, menos costosa. 

Por otra parte, hay una gran variedad de casos de uso posibles para el 'blockchain' dentro de la industria; sin embargo, su potencial dependerá de su supervivencia más allá de la fase de pruebas. Aquí, McKinsey distingue tres características entre las aplicaciones con mayores posibilidades: incrementan de forma notable el valor respecto a otras soluciones similares; manejan un bajo volumen de transacciones, lo que es un factor positivo dado que actualmente la capacidad de procesamiento aún está limitada; y están creadas en un entorno colaborativo y de cooperación entre compañías. 

Por último, las redes privadas autorizadas serán esenciales para lograr el despegue del 'blockchain' en la industria gracias a la mejora en la confidencialidad y en la velocidad y la menor latencia que deriva de tener menos nodos conectados. McKinsey apunta a que las primeras cadenas de bloques de este tipo se orientarán a "microverticales", como por ejemplo la gestión de cadena de suministro; y así será más fácil que los implicados colaboren en su desarrollo.

Fuente: https://www.ciospain.es