El futuro del ERP
07/12/2018
¿Pasa por la nube? ¿En qué estado de desarrollo se encuentra el ERP? ¿De qué manera evolucionará a corto plazo? Son algunas de las preguntas que hemos planteado a algunos de sus protagonistas. Y su visión es la que exponemos en este reportaje.

Para quien no quiera leerse el presente reporte, vamos a responder de manera presta a las preguntas planteadas en la entradilla: el futuro del ERP para por la nube y su futuro pasa por el análisis de Big Data enfocado a la predicción de situaciones futuras que ayuden a las empresas a mejorar sus resultados. Y ya está. ¡Gracias por su lectura!

Ahora, si lo que desea es profundizar y no quedarse con un análisis tan escueto, entonces le invitamos a seguir la lectura, en la que podrá conocer el estado del mercado ERP de la mano de dos fabricantes como PHC Software y Wolters Kluwer, que nos proporcionan una visión de su estado, desarrollo y perspectivas de futuro.

La nube: el destino final

Así lo cree João Sampaio, director de la Unidad de Negocio Internacional de PHC Software, y para sostener dicha afirmación se apoya en un estudio presentado recientemente por la compañía —La digitalización de la gestión empresarial en España—, y que revela que un 35% de las empresas confía en los servicios alojados en la nube. “Sin embargo, hay espacio para que cohabiten los ecosistemas Cloud y On Premise, tal como la televisión no terminó con la radio”, considera dicho ejecutivo.

De todas formas, que el ERP se suba a la nube ya es un hecho, como le ocurre a otras soluciones y tecnologías. El propio Francesc Núñez cree que “las nuevas generaciones, por una parte, y las necesidades de comunicación y acceso al dato, por otra, hacen difícil concebir no sólo un ERP, sino cualquier software del mercado sin la nube”.

Y es que, en pocos años los jóvenes nativos digitales empezarán a tomar decisiones en las empresas, y en ese escenario, la nube no será una ventaja competitiva, como se podría entender hoy, sino que simplemente se dará por supuesta.

El estado del mercado

Lo que nadie duda es de que el mercado del ERP sigue en constante crecimiento. Primero, porque gran parte de los fabricantes globales ofrecen ya alguna solución en el Cloud, y la permeabilidad a cualquier tipo y nivel de empresa permite que la demanda no caiga. No obstante, “los fabricantes más pequeños, en nuestra opinión, empiezan a tener dificultades asociadas al cambio tecnológico que los clientes exigen”, sostiene Francesc Núñez, ERP product manager de Wolters Kluwer Tax & Accouting España.

Porque, “más que tecnología, un ERP, hoy en día, es una herramienta de gestión para todas las áreas de una empresa”, considera João Sampaio. Es más, las ganancias de productividad en las áreas tradicionales de un ERP, que abarcaban la actividad financiera de la empresa, se encuentran en una fase de maduración bastante elevada, siendo herramientas que siguen ayudando a las empresas con estos procesos de gestión. Sin embargo, los ERP se expandieron para otro tipo de necesidades propias de una empresa moderna. De ahí que, en la actualidad, la gestión necesite libertad de acceso en cualquier lugar, rapidez de decisión en tiempo real, mayor colaboración entre los equipos y un sistema de software que mejore la experiencia del cliente.

La ley de la evolución…

Con estas premisas, es lógico considerar que lo mejor está por llegar para el ERP. Tanto, que el director de la unidad de negocio internacional de PHC Software no tiene reparos en reconocer que “veremos la continuidad de la expansión de los ERP en todas las áreas de una empresa.  Hoy en día no es posible gestionar una empresa sin software, porque la tecnología se ha convertido en un componente fundamental de la transformación de la gestión a escala de productividad superior. Ese es el principal punto. Después, tendremos también el crecimiento del Cloud y la inclusión de nuevas tecnología a medida que vayan ganando madurez. Pero lo principal es la continuación del recorrido de expansión del software para dar respuesta a esta nueva forma de gestionar: sea quien fuere, una empresa va a querer procesos más rápidos, autónomos y sin estar anclado a la mesa de la oficina.

Además, “la evolución del ERP pasa por que sea un sistema abierto, es decir, software accesible e interconectado tanto de entrada como de salida con otras soluciones para poder intercambiar y explotar los datos más allá del propio ERP”, admite el ERP product manager de Wolters Kluwer Tax & Accouting España.

En consecuencia, y como decíamos líneas más arriba, lo mejor está por llegar para el ERP. Entre otras cosas, gracias al análisis del Big Data enfocado a la predicción de situaciones futuras que ayuden a mejorar resultados de la empresa. A lo que hay que unir la posibilidad infinita de análisis de estos datos combinada con la tecnología de Inteligencia Artificial, que serán, sin duda, los ejes evolutivos de los ERP.

Puede leer aquí el reportaje completo.

Fuente: https://www.dealerworld.es