Las barreras a la transformación digital que todo CIO debe conocer
07/02/2019
Los sistemas heredades y la falta de talento se perciben como los principales obstáculos para conseguir un despliegue exitoso de herramientas digitales.

La digitalización está entrando en fase de madurez. En la región de EMEA, la gran mayoría de las organizaciones están ya notando sus efectos en la forma de cambios en los procesos de negocio o de preparación y despliegue de sus proyectos tecnológicos. En este contexto, el CIO va ganando protagonismo: es el máximo responsable de la división de TI, que es a la vez principal afectada y artífice central de la transformación de los sistemas. 

El camino a un nuevo modelo digital no es un proceso lineal, sino que requiere de un planteamiento abierto y flexible. En su avance pueden aparecer problemas e imprevistos y es parte de la responsabilidad del CIO intentar anticiparse a ellos, en la medida de lo posible.

El informe Infosys Digital Radar 2019 permite un acercamiento a algunas de las barreras más comunes al abordar la transformación digital. Este estudio se ha realizado a través de una doble encuesta a más de 1.000 directivos, a los que se entrevistó una primera vez a principios de 2018 y otra en el mes de noviembre, para evaluar cómo han evolucionado las perspectivas sobre digitalización en los últimos meses. 

Entre los dos análisis, un obstáculo ha cobrado especial importancia: la existencia de sistemas heredados. Un reto directamente vinculado al CIO, en tanto es el responsable de la actualización de equipos y software. La tecnología obsoleta es una de las principales barreras a la digitalización para más del 40% de encuestados; si bien el porcentaje es similar al de los que lo señalaban así a principios de 2018, entonces se situaba en cuarta posición. El motivo es que los tres principales problemas al cambio han perdido gran parte de la relevancia que se les daba a lo largo del año. Así, la incapacidad para experimentar rápidamente, contar con un presupuesto insuficiente y una cultura reacia al cambio mantienen una consideración destacada como barreras al cambio, pero no han conseguido repetir como los factores más nombrados.

Otros obstáculos mantienen la evaluación de potencial limitación al desarrollo digital y consiguen situarse entre los principales: son los relacionadas con la falta de talento y habilidades necesarias y la ciberseguridad. Los dos elementos siguientes deben ser aspectos de trabajo constante para el CIO: a la hora de avanzar en la transformación de la organización, la falta de adecuación de los líderes a las capacidades necesarias y una mala colaboración entre la parte de TI y las líneas de negocio son percibidas como dos de las grandes barreras. En estos aspectos será clave la figura de un responsable de sistemas que no solo sepa actualizarse sino también comunicarse con otros departamentos. 

La gestión del proceso de digitalización no es competencia absoluta del CIO, pero sí debe estar profundamente implicado. Conocer las limitaciones y obstáculos más habituales puede ayudarle a preparar un plan de acción antes de que se den o a sortearlos con éxito.

Fuente: https://www.ciospain.es