La sociedad digital española necesita un marco ético con la tecnología al servicio de las personas
08/04/2019
Según el informe La Sociedad Digital en España 2018 que edita Fundación Telefónica, la nueva realidad digital ha abierto oportunidades que suponen un cambio disruptivo en la manera en la que entendemos el mundo.

El avance de las tecnologías digitales está desarrollando nuevas fórmulas de comunicarse, consumir, trabajar y disfrutar del ocio y tiempo libre en España. Esta sociedad digital, requiere de un marco ético donde la tecnología esté al servicio de las personas, las cuales deben estar al frente de una transformación que amplíe las posibilidades y proyección personal de los ciudadanos, según el informe La Sociedad Digital en España 2018 que edita Fundación Telefónica. 

Esta realidad ha abierto nuevas oportunidades que suponen un cambio disruptivo en la manera en la que los españoles entendemos el mundo: estamos asistiendo, pues, según indica el informe, a la evolución del usuario digital al ciudadano digital. Así, el texto hace hincapié en la necesidad de poner a las personas y sus derechos en el centro del debate.

La llegada del 5G, la irrupción de la inteligencia artificial en el hogar, el debate sobre el uso y propiedad de los datos y la irrupción de las fake news suponen importantes cambios que dibujan un escenario a medio y largo plazo en el que la hiperconectividad está transformando nuestra vida.

La privacidad de los datos se une a la preocupación creciente por la seguridad, uno de los temas de 2018: para el 82,9 % de la población española, la privacidad de sus datos en la red es muy importante.

El nivel de penetración de fibra hasta el hogar es del 71%, una cifra superior a la suma de los porcentajes de Reino Unido, Francia y Alemania juntos, y en el marco de la OCDE nuestro país únicamente es superado en hogares con fibra por Corea del Sur y Japón.

En España hay ya una red de ciudades inteligentes que se extiende a 65 urbes, entre ellas Barcelona, que acaba de ser elegida, junto a Singapur y Londres, como una de las ciudades más inteligentes del mundo; además, el año pasado comenzaron a aparecer en las fábricas españolas los cobots.

En 2018, el 96,8% de los jóvenes españoles entre 14 y 24 años –la llamada “Generation Mute”– usó el WhatsApp como canal preferente para comunicarse, y para el 95,1 % de los españoles la mensajería instantánea fue el modo de comunicación preferida.

Fuente: https://www.computerworld.es/