Este es el plan de Bruselas para impulsar una inteligencia artificial ética en Europa
11/12/2018
La Comisión desvela un plan coordinado y preparado con los Estados miembros para fomentar el desarrollo y empleo de la inteligencia artificial en Europa que prevé una inversión de 20.000 millones de euros.

En abril la Comisión europea lanzaba una estrategia sobre inteligencia artificial que el pasado 7 de diciembre ha materializado en un plan que el organismo ha preparado con los Estados miembros con el fin de fomentar el desarrollo y la utilización de esta tecnología en el Viejo Continente.

El plan propone actuaciones conjuntas para lograr una cooperación más estrecha y eficiente entre los Estados miembros, Noruega, Suiza y la Comisión en cuatro áreas clave: aumentar la inversión, lograr que haya más datos disponibles, fomentar el talento y garantizar la confianza. “Es fundamental reforzar la coordinación para que Europa se convierta en la región que dirija a nivel mundial la creación e implantación de una inteligencia artificial puntera, ética y segura”, reza el comunicado hecho público por el ente europeo.

“Hemos acordado colaborar a fin de reunir datos —la materia prima de la inteligencia artificial— en sectores tales como la asistencia sanitaria para mejorar el diagnóstico y el tratamiento del cáncer. Tendremos que actuar coordinadamente para poder lograr el objetivo de realizar unas inversiones públicas y privadas de al menos 20.000 millones de euros de aquí a finales de 2020, algo que es fundamental para el crecimiento y el empleo. La inteligencia artificial no es un capricho, es nuestro futuro”, en palabras de Andrus Ansip, vicepresidente responsable del Mercado Único Digital.

Inversión inicial de 20.000 millones de euros

El foco del plan de la UE se encuentra en ámbitos de interés público, como la asistencia sanitaria, el transporte y la movilidad, la seguridad y la energía. Uno de los objetivos pasa por maximizar las inversiones (escasas comparadas con las que hacen otros países del mundo como Estados unidos o China) a través de asociaciones. En esta línea, aunque desde ahora hasta finales de 2020 se prevé una inversión para este plan de 20.000 millones de euros, la idea de Bruselas es superar esa cifra anualmente a lo largo de la década siguiente.

Como complemento de las inversiones nacionales, la Comisión invertirá 1.500 millones de euros de aquí a 2020, un 70% más que en el periodo 2014-2017. Para su próximo presupuesto a largo plazo (2021-2027), la UE ha propuesto invertir al menos 7.000 millones de euros procedentes de Horizonte Europa y el Programa Europa Digital en IA.

El plan prevé que, como muy tarde a mediados de 2019, todos los Estados miembros tengan sus propias estrategias en inteligencia artificial, en las que se resumirán los niveles de inversión y las medidas de aplicación.

Nueva asociación público-privada europea

Asimismo, la estrategia engloba la creación de una nueva asociación público-privada europea para la investigación y la innovación sobre la inteligencia artificial, con el objetivo de fomentar la colaboración entre el mundo universitario y la industria en Europa y de elaborar un programa estratégico común de investigación sobre la inteligencia artificial.

Además, desde la Comisión prometen prestar su apoyo a empresas emergentes e innovadores dedicados a la inteligencia artificial y la cadena de bloques que estén en sus fases iniciales, así como a las empresas que se hallen en fase de expansión. También se desarrollarán y conectarán los centros de excelencia europea en materia de inteligencia artificial, se establecerán instalaciones de ensayo de referencia mundial en ámbitos tales como la movilidad conectada y se fomentará la utilización de la inteligencia artificial en toda la economía mediante centros de innovación digital (se dispone de 66 millones de euros para centros de robótica) y se pondrá en marcha una iniciativa piloto de Consejo Europeo de la Innovación para apoyar a la próxima generación de tecnologías de inteligencia artificial.

Impulso de repositorios comunes de datos

Tal y como avanzaba Ansip, junto con los países europeos, la Comisión creará espacios de datos comunes europeos con el fin de que el intercambio de datos a través de las fronteras sea continuo, a la vez que se garantiza el pleno cumplimiento del Reglamento general de protección de datos.

Según Bruselas, el sector de la salud puede beneficiarse especialmente de la inteligencia artificial. En esta línea, la Comisión apoyará la creación de una base de datos común de la salud con escáneres anonimizados de heridas, donados por los pacientes, con el fin de mejorar los diagnósticos y tratamientos del cáncer con tecnología basada en la inteligencia artificial. Se prevé poner en marcha a mediados de 2019 un centro de apoyo al intercambio de datos con el fin de asesorar de manera práctica a todos los participantes europeos en la economía de los datos.

Por último, el plan prevé impulsar las competencias digitales en materia de inteligencia artificial e incluir estos conocimientos en programas educativos de otras disciplinas, como el Derecho. Dado que el plan aspira a crear una tecnología que “respete los derechos fundamentales y las normas éticas”, un grupo de expertos europeos, que representa a la universidad, la empresa y la sociedad civil, está trabajando sobre las directrices éticas para el desarrollo y la utilización de la inteligencia artificial. Según Bruselas, se publicará una primera versión a finales de 2018 y los expertos presentarán su versión final a la Comisión en marzo de 2019, tras una consulta realizada a través de la Alianza europea de IA.

Mariya Gabriel , comisaria de Economía y Sociedad Digitales, asevera que “al igual que la electricidad en otros tiempos, la inteligencia artificial está transformando el mundo”. Este plan, apunta, “garantizará que Europa obtenga para los ciudadanos y las empresas los beneficios de la inteligencia artificial y que compita a escala mundial, a la vez que salvaguarda la confianza y respeta los valores éticos”.

Fuente: https://www.computerworld.es